YO soy por mí

YO soy por mí… Observar todo lo que sucede dentro de mí cuando las cosas no salen como quiero o cuando los demás no actúan como quiero, me confronta con una absoluta verdad: Soy la única responsable de mi propia felicidad. No son mis hijos, no son mis padres, soy yo.

Es un hecho que el sistema de creencias que desarrollamos está altamente permeado por el de nuestros padres. Al ser ellos la primera referencia sobre la vida y sobre las interacciones sociales, es imposible que no haya un impacto directo en nosotros.



Sin embargo, esto es únicamente un factor dentro de nuestro crecimiento y no un elemento determinante y rígido.

Nosotros como adultos tenemos (y en un futuro nuestros hijos tendrán), la posibilidad de transformar las dificultades en escalones que impulsen a la madurez, de cuestionar nuestros mapas mentales y de cambiar de camino las veces que sean necesarias.

Yo creo mi perspectiva, yo doy vida a mi actitud, yo decido a que nivel voy a vibrar. Yo observo mis necesidades y me hago cargo de ellas. Yo exploro, disfruto, descanso. Yo vivo una relación de amor incondicional conmigo misma. YO… SOY POR MÍ.

Psic. Ivy Talamás
www.ivytalamas.com

Te puede interesar:

Mitos y realidades sobre la felicidad

16 microcomportamientos que pueden cambiarte la vida