Imagen de JudaM en Pixabay

Urge CEPAL y FAO a implementar un ingreso que evite que millones caigan en hambruna en América Latina por crisis COVID 19

En cuestión de meses 16 millones de personas más pasarán hambre en América Latina, advierte informe; urge a gobiernos implementar medidas urgentes.

El documento elaborado de forma conjunta por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) y la Organización para la Alimentación y la Agricultura (FAO) revela que la crisis generada por la pandemia que se traducirá en una caída regional de 5.3 por ciento provocara que 16 millones de latinoamericanos caigan en pobreza extrema.

Totalizarían 83.4 millones de personas con dificultades reales para acceder a comida, después de la crisis sanitaria, económica se avecina entonces una crisis alimentaria.

Los organismos recuerdan que a partir del 2014 la pobreza ha ido en aumento y entre 2016 y 2018 ya habían 53.7 millones de personas en inseguridad alimentaria severa en esta parte del continente americano.

El aumento del desempleo, la caída de ingresos y el encarecimiento de precios de alimentos ya son tangibles en la presente crisis, de entrada está obligando a que millones de personas opten por alimentos baratos y de escasa calidad nutricional.

Hay que recordar que esto genera también una vulnerabilidad específica ante el contagio del COVID 19, la mala nutrición y por ende un deficiente sistema inmunológico.

El Director de la FAO, Julio Berdegué, alerta que se perderán en dos meses lo que se logró en 20 años, por eso tanto él como Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la CEPAL, convocaron a los gobiernos de la región a tomar medidas urgentes.

La recomendación principal de ambos organismos es implementar un ingreso básico de emergencia con un bono contra el hambre.

El informe propone que éste se concrete con transferencias monetarias, canastas básicas, cupones de alimentos A TODA LA POBLACIÓN EN SITUACIÓN DE POBREZA EXTREMA DURANTE 6 MESES.

Recomienda que sea equivalente a 70 por ciento de la línea de pobreza extrema regional, es decir 47 dólares del año 2010, unos mil 34 pesos mexicanos.

De acuerdo con el informe su costo equivaldría en 0.06 por ciento del PIB regional, si se entrega únicamente a personas mahyores de 65 años y 0.45 por ciento del PIB si se da cobertura a toda la población en extrema pobreza. El costo sería de 23 mil 500 millones de dólares.

Ya desde principios de abril, la CEPAL había recomendado esto y en el caso concreto de México estimó que otorgar este salario mínimo mensual a la población de 18 a 67 años que no reciben ingresos alcanzaría hasta el 2 por ciento del PIB, 498 mil millones de pesos si cubriera lo que resta del año con una cobertura de 11 millones de personas.

Qué está pasando en México, en marzo pasado, precisamente el gobierno federal anunció el adelanto de 4 meses en la pensión para adultos mayores y esta semana el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció que en julio se adelantarán otros 4 meses.

Este programa tiene una cobertura de poco más de 8 millones de personas de la tercera edad, 18 mil son mayores de 100 años, y se trata de una pensión bimestral de 2 mil 550 pesos.

Un apoyo similar se le otorga a 800 mil personas con discapacidad.

Ni el monto ni la cobertura se parecen a lo que se propone desde la FAO y la CEPAL. Es importante apoyar a estos grupos vulnerables, es como el cuidado del COVID 19, cuidándolos a ellos, nos cuidamos todos.