Una mirada y una sonrisa bastan para sincronizar los latidos de madre e hijo

         
Por: Redacción

Una mirada y una sonrisa bastan para sincronizar los latidos de madre e hijo.



Una investigación realizada en la universidad israelí Bar-Ilan demostró que basta que una madre y su hijo se miren y se sonrían para que el ritmo cardiaco de ambos se sincronice.

Los científicos examinaron en un ambiente controlado las reacciones en una relación cara a cara entre varias mujeres que tenían hijos de 3 meses de edad, monitoreando la actividad cardíaca de ambos, así como sus patrones de afecto, miradas y sincronía vocal.

Los resultados son sin duda sorprendentes: según el estudio, bastaba con que una madre mirara a su hijo para que sus corazones latieran al mismo tiempo, con un margen de error de menos de 1 segundo. Además, en un escenario de afecto, esta simultaneidad se hacía todavía más exacta. Si bien este fenómeno se ha observado en otro mamíferos, hasta ahora el ser humano es la única especie en que esta sincronía se hace posible sin necesidad de contacto físico.

Por otro lado, el estudio deja abierta la pregunta de si esto mismo podría suceder con otras personas, por ejemplo, en la relación entre el hijo y su padre.