Tus hijos siempre tendrán dinero y trabajo si les enseñas estas 7 habilidades

Todos queremos lo mejor para nuestros hijos y por eso buscamos las mejores escuelas para su educación, pero hay ciertas cosas que no se consideran en la educación básica y no siempre salir de una buena escuela (prestigiosa), garantiza tener un buen empleo.

Independientemente de la profesión, capacitación o entrenamiento que un joven tenga en la actualidad, los expertos señalan que las siguientes siete habilidades deben formar parte de su currículum al momento de incorporarse a la vida productiva. Te contamos:

1. Definitivo: dominar el idioma inglés

¡Pero, en serio, dominarlo! No sólo decir que se tiene un porcentaje del idioma, sino ser totalmente capaz de redactar un documento de forma apropiada, entenderlo cabalmente y mantener una conversación en esa lengua por cualquier medio de comunicación.

El mundo globalizado obliga a comunicarse en la lengua de los negocios, primeramente y luego, si se tiene una tercera lengua -asiática de preferencia-, mucho mejor. Ya sea para tu hijo o para ti, internet ofrece cursos en línea -muchos gratuitos-, que les ayudarán a lograr esta meta de dominar un segundo, y hasta un tercer idioma.

2. Saber vender

Sí, así como lo lees: tu hijo debe aprender a vender(se). El producto es lo de menos, lo importante es tener el carácter, el lenguaje, la persuasión, el carisma y todo aquello de quien sabe vender algo. Una idea, un producto, a sí mismo, una meta o hasta un sueño. Esto significa que deben saber emprender y para ello es necesario que los niños y los jóvenes se ocupen a edad temprana de vender algo de cuando en cuando: una anualidad, comida, un servicio simple, etc.

3. Usar internet

Porque saber manejar internet no se trata de chatear o usar varias redes sociales, se trata de adentrase en la “red” en la búsqueda de información, clasificación y discriminación de lo que ahí se encuentra para obtener lo que se necesita.

4. Conocimientos de administración…

Incluso de contabilidad. Son herramientas que nunca están de más. Si a estos conocimientos se añade el manejo de la paquetería correspondiente, tendremos una persona altamente deseable que puede realizar varias funciones y, por lo tanto, resultar mucho más interesante de contratar.

5. Manejar personal

Liderazgo. Cuando yo era joven, escuchaba que los mayores decían que se carecía de líderes, y esa declaración no tenía significado alguno para mí, pues al mismo tiempo veía a mucha gente que yo consideraba “un líder”.

Conforme los años han pasado, ahora comprendo que un líder no es un jefe, mucho menos un tirano, sino alguien capaz de generar la sinergia necesaria para que las cosas sucedan. Es una apersona que inspira, que anima y que va un paso adelante de los demás para ayudarles a recorrer el camino.

6. Tener un excelente trato

  • Hacia los colaboradores y compañeros de trabajo (sus pares) y con los clientes de la empresa. Una persona educada, amable, cordial, madura, realista y con un acertado sentido del servicio puede hacer maravillas por su empresa o centro de trabajo, y eso, quienes saben de negocios, lo saben. Esta habilidad se aprende, se absorbe, se modula, se corrige, se practica y perfecciona en el hogar.

    7. Ser un ciudadano del mundo

    Hoy más que nunca antes se requiere urgentemente de hombres y mujeres con raíces, tradiciones y dominio de su cultura para poder desenvolverse con otras personas totalmente diferentes. Ser ciudadano del mundo quiere decir que se es alguien familiarizado con la historia de otros países, culturas, religiones y el mundo sustentable. Es la diversidad y su aceptación lo que nos hacen tener espacio en t

Lo ideal sería que los niños crezcan con la seguridad de que pueden dedicarse a lo que aman, a lo que es apasiona y vivir de eso. No es sencillo elegir una profesión o un oficio de por vida que nos garantice un buen ingreso y buena calidad de vida, estar abiertos a experimentar, pero sobretodo a aprender es otra habilidad que podemos inculcar a nuestros hijos.

Fuente y desarrollo de articulo: Familias / 

También puedes leer:

México, el último lugar de la OCDE en educación

“Ninguna madre debería tener que elegir entre sus hijos y su educación.”