Tolerancia cero: ¿si no estás conmigo, estás contra mí?

         
Por: Redacción

¿No es incréible la manera en que la gente cree que tiene poder por disponer de una cuenta en alguna o algunas redes sociales? ¿Por qué creen que sentados frente a un ipad, computadora, ciber café o teléfono lanzando insultos van a cambiar algo?

 

Ahora, podemos tomar como referencia (para intentar entender ésta percepción) los cambios que se han generado, hasta de gobierno después de que la gente logró organizarse mejor a través de alguna red social, podríamos ser superficiales y pensar que entonces todo va a cambiar tras nuestro omnipotenete ¨send¨ cómo perder de vista el caso de Egipto (por poner un ejemplo) en el que twitter y facebook sirvieron para acrecentar las protestas que lograron poner fin al régimen de Hosni Mubarak en Febrero de 2011, siendo un catalizador de una fuerza que ya no se podía detener, pero sólo esto; un catalizador, la fuerza está en la gente en acción. Los cientos de millones de followers en una cuenta no venden los discos, ni llenan cines, ni teatros, el poder sigue estando en el off line, en la vida real, en las acciones reales, en la palabra de unos frente a los otros.

Entonces por qué entronarnos en el sillón a querer cambiar el mundo, eso si, de acuerdo a nuestras creencias personales, bajo el cristal de nuestras propias frustraciones y limitaciones, sin información de fondo, parados en la superficialidad de un pseudo intelectualismo que inunda y permea a los jóvenes  y a veces no tan jóvenes que creyendo que eso los hace ser (parecer) inteligentes le entran a cualquier juego de ofensas estériles, es la misma sensación que genera verlos sentirse grandes por tener un cigarro en la mano, triste y dañino, sin sentido, pues.

Sin sentido y estéril porque no veo que ofender haga diferencia alguna en el ofendido, mostrar nuestros legítimos puntos de vista es poderoso pero perdernos en el canal del insulterio, es perder del todo la razón, el camino, la capacidad de crear algún cambio real…

Espero que éstas palabras algo aporten al conciente colectivo, que hayan más propuestas y mejores formas de usar las redes sociales que si bien pueden ayudar en algo a gestar y generar cambios positivos, también pueden enrarecer, contaminar y terminar por envenenar a una sociedad que lo que menos necesita es más violencia y en definitiva espero que entendamos que si queremos ver cambios en el mundo, en el país, en la ciudad y familia en las que vivimos sólo disponemos de una persona a la que podemos verdaderamente transformar, a nosotros mismos.

 

Twitter de Claudia Lizaldi: @ClaudiaLizaldi