Todos fuimos niños… (el bienestar en la infancia es la felicidad en la edad adulta)

Todos fuimos niños… (el bienestar en la infancia es la felicidad en la edad adulta)…



Veía una foto de nuestro Presidente, del siguiente Presidente que tendremos, pensaba en ellos, en los políticos, en gente que pierde el camino, que seguramente tenía buenas intenciones y que de pronto se vio envuelto en una serie de decisiones que comprometían sus ideales pero garantizaban sus puestos, y así la lista es tan larga… No sólo son políticos, empresarios que ponen en riesgo nuestra salud a merced de ganar un poco (o mucho) más para sus cuentas de banco, cuentas que jamás han de ver el fin, noticieros que comprometen la verdad, o la cuentan beneficiando el interés de unos pocos de muy pocos…

¿Qué le pasa a estos niños? Si, y es que alguna vez estos señores, y señoras por supuesto, fueron niños, qué sucedió en esos años que los hizo tan vulnerables como para ceder a un mundo sin pies ni cabeza, un mundo maravilloso si, pero que sólo pocos protegen y que encima al hacerlo son llamados locos…

¿Tanto lastimamos a nuestros hijos que crecen rotos? Para que al final les esperen, ya de adultos, vidas de poca satisfacción, de poca verdad, sin fe, sin corazón. Duros se han vuelto, cerrando los ojos y privilegiando sólo sus intereses y nada más, si me sirves te quiero si no, eres invisible no existes.

Este pensamiento no pretende más que llevar la atención a nuestros hijos, a su bienestar, niños felices, son adultos felices, hay que escapar un poco bastante al sistema para lograr a estos niños pero sólo así podremos garantizarles un futuro libre, podremos despertar en ellos la humanidad que a claras vistas hoy es escasa y tanta falta que hace… Niños que al llegar a adultos conserven un corazón limpio y puedan entonces vivir felices, y es que la gente que es feliz no hace daño, la gente que es feliz comparte, la gente que es feliz actúa desde la compasión, desde la verdad, desde un lugar muy distinto al que quienes mantienen hoy las riendas del mundo actúan…

Seamos padres felices, conectemos con nuestro niño para que seamos el mejor ejemplo posible para esos niños que mañana de adultos tendrán en sus manos un mundo con gran necesidad de cambio y de luz…

Claudia Lizaldi