Todo puede hacerte daño, sólo si tú lo permites

Las enfermedades son el producto de un desequilibrio y estamos más propensos a ellas cuando no estamos en balance emocional, físico y mental.

Pensamientos, emociones y hábitos impactan nuestra salud de forma directa.

¿Y la genética es determinante? Ahora existe la epigenética, ciencia que estudia la manifestación del ADN con respecto a las enfermedades y sus investigaciones demuestran que el 90% de las enfermedades NO se manifiestan por una razón genética, se manifiestan por:



ESTILO DE VIDA Y ALIMENTACIÓN

 

Estos son los factores que afectan el maravilloso y mágico funcionamiento óptimo de nuestro cuerpo:

 

  • Estrés
  • Estilo de alimentación y condición nutricional
  • Exposición a toxinas
  • Ejercicio
  • Consumo de alcohol y cigarros

 

Así que tenemos una gran oportunidad y responsabilidad en nuestras manos, cuidar nuestra salud y la de nuestras familias.

Las decisiones que tomamos en el día a día construyen o destruyen el balance perfecto de nuestro sistema, que se refleja en la salud y más allá, en nuestra realidad.

 

¿Qué puedes hacer para prevenir enfermedades o recuperar tu salud?

 

  • Toma responsabilidad en el manejo de tu estrés, pensamientos y emociones. Elije realizar actividades como meditación, yoga, respiración consciente, etc.

 

  • Consume alimentos vivos y en su envase original. Prefiere el consumo de alimentos cultivados de forma orgánica o agroecológica que no están contaminados con fertilizantes y pesticidas químicos que te dañan a nivel celular. Los alimentos orgánicos tampoco contienen hormonas que también impactan de forma negativa nuestro metabolismo.  Evita comida congelada, procesada o envasada, está llena de conservadores y su poder nutricional es mínimo.

 

  • Haz ejercicio. Escoge la forma de mover tu cuerpo que más disfrutes como caminar, nadar, correr o practicar algún deporte o disciplina. El ejercicio estimula la circulación y favorece que se produzcan en nuestro cuerpo sustancias que favorecen la desintoxicación y regeneración celular.

 

  • Evita utilizar o abusar de sustancias que lastiman tus órganos y aumentan el nivel de toxicidad de tu sistema, como el alcohol, el cigarro, la azúcar refinada, edulcorantes artificiales, conservadores artificiales y alimentos procesados.

 

La epigenética lo dice, tú tienes el 90% del poder para elegir cada día, si te acercas o te alejas de la salud con tu estilo de vida. ¡Elige salud, vida y bienestar!