Todo lo que sube tiene que bajar

Cuando les conté a mis amigos que estaba embarazada, lo primero que hicieron fue empezar una quiniela de cuanto iba a engordar…

El promedio estaba enre 9 y 12 kilos, sólo mi amigo el chistoso, dijo que iba a engordar 18… Yo no sé si me hizo brujería o qué, pero le cayó todo el dinero de las apuestas a él.

Tal cuál eso, engordé 18 kilos, ¡¡no lo podía creer!! En las últimas citas con el doctor les pedía a las enfermeras que no me dijeran cuantos llevaba, que los apuntaran y yo cerraba los ojos arriba de la báscula. ¡¡Jaja!!  Pero bueno, eventualmente me enteré del número final. Pero, ¿Te puedo decir algo? Disfruté cada uno de esos kilos, comí todo lo que se me antojaba, y aunque siempre  comía verduras y proteínas sanas para mi bebé, no dejaba de comer hot cakes y muchos postres los fines de semana, (bueno también entre semana para que miento jaja )



Pero bueno, aquí el punto es, ¿¿Cómo baje esos 18 kilos?? ¡La respuesta es con paciencia y con lactancia!

El error más grande que muchas cometen es ponerse a dieta en cuanto nace su bebé, es súper contraproducente, porque te quedas sin energía, y peor aún no tienes las calorías necesarias para poder amamantar. En promedio se queman unas 500 calorías al día al amamantar, entonces si tu cuerpo no tiene suficientes, ni le vas a poder dar de comer a tu bebé, ni vas a tener esa quema calórica extra que la bendita lactancia te dá!!

No soy nutrióloga, pero estoy segura que lo que necesitas hacer es comer mucho pero comer sano. Además al principio de la lactancia te recomiendan evitar estos productos: lácteos, chocolate, refrescos, alcohol, comidas condimentadas, estos pueden o no caerle pesados a tu bebé, pero mi consejo es mejor evítalos, por lo menos durante los primeros meses y además te va a ayudar a bajar de peso más rápido porque te vas a ahorrar muchas calorías que no te alimentan o nutren.

Una dieta sin lácteos, chocolates y refrescos, es lo que necesitas para empezar a bajar de peso. No te saltes comidas, ten snacks saludables a la mano, come muchas verduras y la cantidad de comida con la que te sientas satisfecha. Pero sobre todo no te presiones mucho y tampoco esperes que a las 2 semanas vas a estar igual que antes, nuestro cuerpo necesita tiempo y estoy segura que con perseverancia vas a sentirte cada día un poquito mejor.

Por último, quiero decirte que no todas las mujeres enflacamos de la misma manera, no te compares con nadie, habemos algunas que con lactancia enflacamos todo lo que subimos, pero también hay otras que se quedan con los últimos kilos. No te desesperes, no te desanimes y te prometo que con tiempo y ganas vas a estar más guapa que antes =)

Besos

Ana Gaby Almada

Mom Like U

instagram: amomlikeu

www.momlikeu.com