SEMARNAT busca eliminar uso de herbicidas dañinos, entre ellos el glifosato

La Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales se ha propuesto un periodo de 4 años para eliminar el uso del glifosato en los cultivos. Grandes productores defienden su uso, pese a su daño.

El 26 de diciembre de 2018, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) emitió una recomendación dirigida a la SEMARNAT y a la hoy Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (SADER) en la que pide establecer objetivos y metas para la reducción y prohibición progresiva de plaguicidas altamente peligrosos para la salud y el medio ambiente como el glifosato.



Derivado de esta recomendación, en noviembre de 2019 negó la importación de mil toneladas de herbicidas que lo contenían bajo el principio precautorio de prevención de riesgos.

No obstante, el Consejo Nacional Agropecuario se ha inconformado por esta decisión. Asegura que esto implicará dejar de producir más de 76 mil millones de pesos en varios cultivos como el maíz, la caña de azúcar, el jitomate, el frijol y el trigo entre otros.

En una mesa de trabajo que establecieron el mes pasado con la SEMARNAT, los productores solicitaron un periodo de 5 años para realizar las investigaciones y el desarrollo de sustitutos viables y mientras esto ocurre se reanude la importación de glifosato para uso agrícola en el país.

La SEMARNAT se comprometió a evaluar cuotas de importación para un periodo de transición hasta llegar a la sustitución que se alcanzaría en 4 años.

Foto: SEMARNAT

El actual titular de la SEMARNAT, Víctor Toledo, ha definido este plaguicida “el veneno más perjudicial que existe” y ha alertado que además del impacto a la salud humana, también afecta a organismos polinizadores como las abejas y mariposas.

Esta postura ha sido ampliamente respaldada por Organizaciones y académicos como la Red de Acción en Plaguicidas y sus Alternativas en México, Greenpeace, integrantes de la Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad.

Cabe recordar que el año pasado, expertos de la UNAM alertaron que el uso excesivo de agroquímicos como el Glifosato está contribuyendo al declive global de abejas e México.

El responsable del Laboratorio de Análisis de Propóleos de la Facultad de Estudios Superiores Cuautitlán catalogó la situación como apocalíptica y como muestra informó que en el último cuatrienio se ha perdido un promedio de mil 600 millones de abejas.

El herbicida además de matarlas, las desorienta y hace que no puedan regresar a sus colmenas. Otros insectos y aves polinizadoras también se ven perjudicados.

En Mamá Natural apoyamos a la SEMARNAT en su objetivo para transitar de sistemas agroindustriales a sistemas agroecológicos y del retiro de 80 plaguicidas de los cultivos mexicanos.

Mientras tanto, podemos buscar alternativas de abastecernos de frutas y verduras producidos en la región que garanticen que están libres de contaminantes y herbicidas dañinos, o también cultivar nuestros propios alimentos.