Sanar tu cuerpo y el alma a través de los mudras

         
Por: Redacción

Comencemos por lo básico, ¿qué es la meditación? El término meditación se utiliza para describir diversas disciplinas meditativas. El objetivo principal de todas ellas es reducir los niveles de estrés y modificar las emociones de la persona. Se cree que, si se logra un estado profundo de relajación, se puede mejorar la salud y el bienestar de una persona.



Las prácticas de meditación modernas tienen su origen en ciertas religiones asiáticas y tradiciones espirituales. Hoy en día, miles de personas de diferentes culturas de todo el mundo meditan.

Hoy en día la meditación se utiliza como una terapia complementaria para mejorar, en general, la salud y la sensación de bienestar. La meditación es una práctica que está desarrollando una gran popularidad en la última década.

Se está haciendo cada vez más accesible debido al gran número de instructores y personas cualificadas que se están formando en la materia, convirtiéndose así en un fenómeno global.

En el hinduismo existen diferentes maneras en las que colocas tus manos: los mudras son gestos manuales que, según la tradición, poseen cualidades específicas para el beneficio de quien los practica. Junto con los asanas (las posturas corporales utilizadas en el yoga), ayudan a alcanzar un equilibrio entre cuerpo y mente. 

Hay que recordar que no todo lo que sirve para curar es medicina. La visión moderna de la curación y el equilibrio entre cuerpo-mente está influenciada en su totalidad por el auge de la ciencia en Occidente, pero también existen muchos otros saberes milenarios que los pueblos de distintos rincones del mundo utilizan desde sus orígenes y pueden ser igualmente efectivos para tratar problemas básicos de salud.

Estos son los diez mudras más importantes, sus efectos y aplicaciones:

En este mudra, la punta del dedo índice se une con la del dedo pulgar, al mismo tiempo que los demás dedos permanecen rectos. Es una de las principales para la práctica de meditación. La realización correcta de este mudra beneficia al conocimiento, aumenta la memoria, ejerce una influencia positiva sobre la concentración, aportando claridad e impulsa el estado de ánimo.



También conocida como la mudra de la Tierra, involucra al dedo pulgar y al dedo anular en un encuentro frente a la palma de la mano, mientras los demás se mantienen lo más rectos posible. Según los conocimientos ancestrales del budismo, esta técnica mejora la conexión física y espiritual, aumenta la fuerza de la vida y mejora la circulación de todo el cuerpo.

Este movimiento se relaciona comúnmente con el agua, requiere la conjunción de las puntas de los dedos meñique y pulgar, mientras los demás permanecen hacia arriba. En la filosofía tibetana e hindú, el Vanura Mudra se practica durante 15 minutos al menos tres veces al día. Los beneficios que reporta son el equilibrio de las emociones, la hidratación del cuerpo y su purificación, además de ayudar al estreñimiento y los calambres. 



La mudra del aire se realiza con la mano en una posición recta mientras el dedo índice se recoge y el pulgar lo envuelve. Es especialmente efectivo cuando se practica por diez minutos en tres sesiones diarias, combatiendo la ansiedad, la depresión y aminorando el estrés. Además, utilizarlo en la meditación ayuda a tomar decisiones importantes y calmar la desesperación.

La mudra del vacío es complicada de realizar, sobre todo por la postura que deben asumir los dedos en rectitud. La práctica correcta requiere del dedo medio hacia abajo, casi tocando la palma, mientras el pulgar lo presiona de perfil. Si se realiza durante sesiones de 5 minutos es muy efectivo contra el dolor de oídos, mientras que su aplicación para mejorar la cognición y restaurar la autoconfianza requiere de 40 minutos diarios.



La mudra del sol es una de las más importantes para la tradición hindú. Se consigue doblando el dedo anular debajo del pulgar, mientras que el resto de los dedos permanecen rectos. Ayuda a estimular la glándula tiroides, evitando el aumento desmedido de peso y reduciendo el apetito, además funciona contra la ansiedad y el estrés. La recomendación es practicarla durante diez minutos dos veces al día.

Uno de las más complejos y que requiere de mayor práctica es el mudra de la vida. El dedo anular y el meñique se doblan lo más posible para llegar a la posición natural del pulgar doblado y tocarlo con la punta, mientras que los demás se mantienen rectos. Como su nombre lo dice, mejora la vitalidad y fortalece la mente y el espíritu, además de reducir la fatiga y potenciar

El mudra del corazón es especialmente utilizad0 para los problemas cardiacos. Se realiza doblando el índice hasta que toque la punta del pulgar, posteriormente, los dedos medio y anular deben doblarse y tocar la punta del pulgar, que se contrae hacia ellos. El meñique se mantiene recto.

 

Mejor conocido como el mudra de la digestión, se lleva a cabo de forma similar al Apana Vayu Mudra, pero levantando el dedo índice en lugar de dejarlo recogido. El sistema excretor y todo el digestivo se estimulan practicándolo durante 45 minutos diarios. Es útil para aliviar el estreñimiento, las hemorroides y desintoxicar a tu cuerpo de lo que no necesitas.

La mudra del calor se realiza de forma distinta a todos los demás y funciona para atraer calor al cuerpo y aliviar la congestión del sistema respiratorio, fortalecer los pulmones y equilibrar el cuerpo. Entrelaza los dedos de ambas manos con cuidado de mantener el pulgar de la mano izquierda apuntando hacia arriba. El pulgar derecho envuelve al izquierdo de tal forma que toca al índice de la mano derecha.

 

Fuentes: culturacolectiva y sanitas

También puedes leer: Escuela cambia castigos por meditación¿Ya conoces los beneficios de la meditación para tu mente y tu inteligencia?