¿Sabes que hacer si tu bebé se cae?

Ningún papá o mamá queremos que un bebé se nos caiga o se caiga de la cama, de su silla, de un sillón y tarde o temprano, a pesar de que creemos tomar todas las precauciones posibles, el bebé se cae…

En la mayoría de los casos no pasa de la impresión de ver a tu bebé en el piso y de sentir esa responsabilidad o sentimiento de culpa por no haber evitado su caída. Por lo que siempre se lo que se recomienda ante todo la tranquilidad, esa es la clave para tomar buenas decisiones y no entrar en pánico, como muchos los hacemos.

Algunos de los factores que debemos tomar en cuenta en la caída de un bebé:

El peso del bebé.



Por su propia naturaleza es muy bajo. Mucho menos que un adulto. Con lo que los golpes en lactantes suelen ser menos intensos que los de niños mayores o adultos.

La velocidad que alcanza antes del golpe.

Cuando se cae de la cama la altura no es muy grande y por tanto la velocidad que puede alcanzar es escasa y ello aminora el impacto de la caída.

Los huesos del bebé son más elásticos que los nuestros.

Un bebé tiene unos huesos blandos y elásticos. En comparación es como si se caen una taza de porcelana (nuestros huesos) y una de plástico (los del bebé).

El bebé tiene la cabeza abierta

Lo que más preocupa cuando un bebé se cae de la cama, o de cualquier otro sitio, es que se haga daño en la cabeza. La cabeza es como una olla a presión. Cualquier aumento de presión en su interior puede tener consecuencias graves. Pero los bebés tienen la fontanela abierta y los huesos separados unos de otros. Esto es porque al nacer la fontanera deja ese espacio para que la cabeza del bebé pueda comprimirse al pasar por el canal de parto.

Si en algún momento hay un aumento de presión el cráneo del bebé, la fontanera abierta puede hacer algo imposible para el del adulto: puede dar de sí y aliviar la presión.

Si tu bebé se cae de la cama… procura lo siguiente:

  • Tranquilidad. En la mayoría de los casos solo será un gran susto.
  • No te culpes. Toma precauciones para evitarlo, pero si sucede, se trata de un accidente: no es tu culpa.
  • ¿Ha perdido el conocimiento? Cuando un golpe en la cabeza es intenso puede producir pérdida de conocimiento. Si lo que hace tras el golpe es llorar, aunque nos dé tristeza o angustia, es una buena señal. Si pierde el conocimiento la recomendación es llevarlo al servicio de urgencias más cercano.
  • ¿Ha vomitado inmediatamente tras el golpe? Cuando tras caer de la cama vomita inmediatamente el golpe en la cabeza puede haber sido intenso. Que tras un rato llorando acabe vomitando es algo normal que no implica nada. Si es inmediato y sobre todo si tras ese siguen otros vómitos y el bebé está muy decaído, la recomendación es llevarlo al servicio de urgencias más cercano.
  • ¿Lo notas muy adormilado? Si tras el golpe o la caída el bebé llora intensamente y tras un rato calmándolo acaba dormido, es normal. Sé que muchas veces suele decirse a los padres que intenten que no se duerma tras el golpe, para valorar su evolución neurológica. Pero en un lactante mantenerlos despiertos es casi imposible. Lo que es preocupante es si el adormilamiento es inmediato al golpe. Sin crisis de llanto. En ese caso, la recomendación es llevarlo al servicio de urgencias más cercano.

 

Cuando no hay ninguna de las 3 últimas, es decir, si no pierde el conocimiento, no está adormilado y no vomita, la recomendación es revisar golpes, raspaduras o moretones y atenderlos.

Fuente: mipediatraonline

También puedes leer: ¿Qué hacer si mi hijo se golpea en la cabeza?¿Qué pasa cuando el bebé no quiere gatear?