¿Sabes cómo limpiar la nariz de tu bebé? Aquí te lo contamos

La higiene es algo que preocupa a muchas mamás y papás primerizos como parte del cuidado diario del bebé. Limpiar la nariz del bebé no es la excepción y no resulta sencillo a primera vista pues todo su cuerpo es pequeño y delicado. El lavado o la irrigación nasal liberan al bebé y al niño del exceso de mocos, la intención es facilitar la respiración y evitar infecciones que pueden enfermarlos.

Es muy importante aclarar que no es recomendable introducir objetos que puedan lastimar al bebé en la intención de limpiar: oídos, nariz, ojos, etc., nada de bastones de algodón porque pueden empujar la mucosidad hacia dentro y empeorar la infección.

Un bebé puede padecer de alguna enfermedad que afecte las vías respiratorias varias veces en un año, debido a que la vía respiratoria es un camino fácil para virus y bacterias y su sistema inmunológico comienza a desarrollarse. Teniendo en cuenta que los niños o bebés respirarán por la nariz los primeros 6 meses de vida y que los orificios nasales son muy pequeños lo mejor es realizar lavados nasales para que puedan respirar bien y para que sus fosas nasales estén despejadas sobre todo para comer o cuando van a dormir.

El aire que se aspira por la nariz es acondicionando para que llegue a los pulmones con la temperatura y humedad adecuadas y libre de partículas extrañas. La mucosidad sirve como lubricante y filtro para el aire. Cuando se lleva a cabo la higiene nasal se retira el exceso de mucosidad que puede obstruir las fosas nasales y las partículas y microorganismos filtrados.

Las rutinas para llevar a cabo la higiene del bebé le dan seguridad, por ejemplo, bañarlo a la misma hora todos los días. La higiene nasal se facilita con el baño, pues el agua y el vapor ayudan ya que el bebé se encuentra relajado y la mucosidad reblandecida. 

Mientras que el niño es pequeño, de recién nacido y en promedio hasta los 3 o 4 años, no le es posible soplar por la nariz para limpiarla, para ello hay herramientas que pueden ser grandes aliadas. No es necesario esperar a que la nariz del bebé esté congestionada con mocos, la limpieza de nariz (fosas nasales) puede incorporarse a la rutina del bebé una vez al día o cuando sea necesario. Remojar o suavizar la mucosidad adherida o sólida (mocos) facilita su extracción, para ello lo más recomendable es usar agua salina como Iliadin Aqua ya que no afecta el PH de la nariz del bebé y cuando se administra de su dispositivo especial no hay peligro de lastimarlo. Después de usar Iliadin Aqua la mucosidad tiende a suavizarse y es muy fácil sacarla, a veces el bebé estornuda de manera espontánea y otras puedes ayudarte con un aspirador especial que recomiende el pediatra. El aspirador tipo “pera” no es recomendable en todos los casos, ya que con él no se puede regular la fuerza de la succión y podemos acabar dañando el oído del bebé sin darnos cuenta. La succión, en cualquier caso, tiene que ser siempre suave para que resulte segura y no lesione el oído.

La limpieza nasal con solución salina impide que la mucosidad se reseque y provoque molestias al bebé, además Iliadin Aqua contiene glicerol que humecta las fosas nasales y no provoca irritaciones o sequedad por su uso. 

La higiene e irrigación nasal puede ser un aliado preventivo de rinitis, sinusitis y alergias.

TIPS IMPORTANTES:

  • Recuerda que no debe fumarse cerca del bebé o en los lugares cerrados donde pueda permanecer el bebé.
  • No es recomendable usar calentadores que puedan resecar el ambiente.
  • Incorporar la limpieza nasal como parte de la rutina de cuidados del bebé mantiene sus fosas nasales despejadas de moco.
  • Podemos realizar todos los lavados nasales que queramos al día, ya que remueven polvo, polen, desechos y suciedad que entran en la vía respiratoria, así como permiten que el moco se vuelva menos espeso (recordemos que el moco es una herramienta de nuestro sistema respiratorio para atrapar toda suciedad que ingrese a ella para poder ser expulsado).
  • El moco es una de las barreras defensivas de la vía respiratoria. Cuando algo irrita la mucosa, se defiende produciendo moco. Su función es atrapar y arrastrar al exterior al “agresor”, pero en menores de 6 meses de edad pueden obstruir la vía respiratoria.
  • Iliadin Aqua es una gran opción para limpiar la nariz del bebé y del niño pequeño, su fórmula contiene glicerol para evitar resequedad y su dispositivo es suave y no invasivo para cuidar de sus pequeñas fosas nasales.
  • Considera Iliadin Aqua como parte de tu kit básico de productos para el cuidado diario de tu recién nacido.

Por otro lado, aprender a observar a nuestro bebé nos puede dar muchos indicios de su estado de salud para que se mantenga óptimo y que los cuidados sean de manera preventiva. Observar si los ojos lagrimean o si tienen lagaña, si la nariz gotea o tiene mucosidad de algún color, el olor de su aliento, etc., conocer estos detalles de la salud de nuestro bebé es muy útil. Si algún síntoma es mayor a una simple congestión nasal o el moco no es claro consulta a tu pediatra.

 

 ¡Si él respira bien, tu respiras tranquila!