Rebrotes de COVID 19 entre incredulidad, hartazgo y politización

Comité Internacional de Emergencias convocado por la OMS alerta que la pandemia no tiene fin a la vista y reiteró que su duración será prolongada. Ya supera los 18 millones de contagios y está por rebasar los 700 mil decesos.

Los integrantes del comité, expertos internacionales designados por el Reglamento Sanitario Internacional, acordaron por unanimidad mantener la declaratoria de Emergencia de Salud Pública de Preocupación Internacional hecha desde enero pasado.



Convocados por el director de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom Gebreyesus, recomendaron mantener los esfuerzos a nivel comunitario, nacional, regional y global.

Cabe recordar que la OMS declaró la emergencia el 30 de enero cuando apenas se registraban 100 casos y ningún deceso.

El titular del organismo manifestó que “muchos países que creían que habían pasado lo peor, ahora están lidiando con nuevos brotes. Algunos que se vieron menos afectados en las primeras semanas, ahora están viendo un número creciente de casos y muertes”.

En Europa, los gobiernos de Alemania y España han alertado sobre eventuales repuntes en el número de contagios. El ministro de salud alemán reportó la semana pasada casi 850 contagios nuevos en un sólo día y anticipó que se evalúa el reestablecimiento de medidas de confinamiento.

Esto provocó una multitudinaria manifestación de personas creyentes en teorías de conspiración, opositores a la aplicación de vacunas e integrantes de extrema derecha. Las personas no aplicaron ninguna medida de sanidad ni de sana distancia establecidas por la pandemia.

En Estados Unidos, la doctora Deborah Birx, coordinadora del grupo de trabajo de la Casa Blanca para el coronavirus, advirtió que aunque la curva de contagios en este país aún no ha bajado, la COVID 19 ya está en “una nueva fase”.

Se refiere a que actualmente el SARS-CoV-2 está más extendido que en abril o mayo. “Está tanto en las zonas rurales como en áreas urbanas”, dijo en entrevista para la cadena de noticas CNN.

Incluso lanzó la idea de que en localidades donde se esté un brote muy intenso y si se habita con personas que se encuentran en grupos vulnerables, se use mascarilla dentro de casa. 

En respuesta, la presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, dijo que no tiene confianza en lo dicho por la doctora Birx. “Creo que el presidente (Donald Trump) ha estado difundiendo desinformación sobre el virus y ella ha sido designada por él, así que no le tengo confianza“, sostuvo.

En México, un grupo de gobernadores estatales suscribieron una carta en la que solicitaron la renuncia del subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López Gatell.

Aunque finalmente dos terminaron aclarando que no fueron consultados para integrar su firma (Javier Corral de Chihuahua y Francisco Domínguez de Querétaro), los 9 restantes (Aguascalientes, Coahuila, Colima, Durango, Guanajuato, Jalisco, Michoacán, Nuevo León y Tamaulipas) acusan de fallida, contradictoria y poco clara, la estrategia de López Gatell.

Foto: ONU Mujeres

En respuesta el funcionario, expuso que el control de la epidemia requiere una respuesta de Estado con sentido de corresponsabilidad. Aseguró que la estrategia se hace a partir de la ciencia y no de la política, sobre la realidad y la evidencia.

Convocó a sus críticos a encausar sus diferendos a través de la Conferencia Nacional de Gobernadores para revisar y enriquecer el semáforo de riesgo de acuerdo al momento epidémico que se vive en el país.

El pasado 9 de julio, en un emotivo mensaje el titular de la OMS cuestionaba “¿por qué es tan difícil para los humanos unirse y luchar contra el enemigo? (…) La gran amenaza que enfrentamos ahora no es el virus en sí mismo, la amenaza es la falta de liderazgo y solidaridad a niveles global y nacional”.