¿Qué es la dermatitis atópica en bebés?

La Dermatitis atópica es muy frecuente en los niños ya que afecta aproximadamente a un 20%-30% de ellos. Es una enfermedad inflamatoria crónica y hereditaria de la piel en la que no se realiza correctamente la función de protección de la piel frente al exterior de manera que resulta más permeable al paso de ciertas sustancias que pueden resultar irritantes.

En la dermatitis atópica el sistema inmunológico también está alterado y junto con la función barrera alterada de la piel provoca la aparición de picor intenso, inflamación, deshidratación, sequedad, eccema atópico.



Cuidar a tu bebé de la dermatitis atópica

Más de la mitad de los casos de dermatitis atópica desaparecen antes de llegar a la adolescencia, sólo se mantiene en adultos entre un 3 y un 5% de la población, aunque esta incidencia está aumentado en los últimos años.

Unos cuidados adecuados de la piel de los bebés con atopia disminuyen sus molestias, evitan en parte el rascado y la posibilidad de sobreinfección de las lesiones, mejoran su bienestar y con él el de sus padres.

El baño debe realizarse con agua tibia, durante un periodo corto de tiempo y con un jabón y un champú suaves, sin detergentes agresivos y que tenga un pH ligeramente ácido, pues así ayudamos al mantenimiento de los microorganismos beneficiosos.

Hidratación y emoliencia, que impida que se pierda agua y que aporte agua y lípidos adecuados.

Resulta también muy importante proteger a los bebés de la radiación solar, y agentes externos como el sudor, arena, agua de mar, cloro, que sea adecuado a su edad y a las características de piel tan especiales de la piel atópica

La ropa de algodón es la más adecuada porque tiene menor riesgo de provocar irritaciones y permite la transpiración.

Fuente: Leti – Vive tu piel.