¿Qué es la crisis de lactancia?

Muchos bebés sufren lo que se llama crisis de lactancia a lo largo de sus 12 primeros meses de vida.  Las crisis de lactancia, son períodos en los que el bebé mama más o más a menudo, después de un tiempo de estabilidad.

Esto se debe a que el pequeño está pasando por un período de crecimiento y necesita más leche para saciarse.



Alrededor de los 6 meses del bebé, se suele producir un nuevo brote de crecimiento, con lo que la necesidad de alimento del pequeño volverá a aumentar. Se trata de un momento crítico para la lactancia, puesto que coincide con la introducción de los primeros alimentos distintos a la leche, es decir, el inicio de la alimentación complementaria.

En este momento, la mamá puede estar fatigada de dar el pecho al bebé y también tener la sensación de que su leche “ya no alimenta tanto”, o bien que no produce suficiente.

Síntomas de la crisis de lactancia

  • El bebé mama menos.
  • Los pechos de la madre suelen estar más blanditos
  • El bebé no gana tanto peso
  • A menudo, el bebé se mete la mano en la boca
  • Las deposiciones del pequeño también se ven disminuidas

La crisis de crecimiento no es, sin embargo, ningún desajuste, lo que en realidad está sucediendo es un ajuste entre la oferta y la demanda. Es decir, la cantidad de leche se ha acabado ajustando a lo que el pequeño necesita realmente.

El bebé ha aprendido a comer de una forma más eficaz y no necesita tanto tiempo, lo que significa que está creciendo y su apetito ha aumentado.

La mamá debe adaptarse a esta nueva necesidad del bebé y alimentarlo cuando él lo necesite. Cuanto más pecho le das, más aumentará la producción de la leche, aunque también puedes estimular la producción mediante un sacaleches.

Fuente: Mi bebé y yo