PRECIO DEL PETRÓLEO EN SU PEOR NIVEL EN LA HISTORIA: POR DEBAJO DE CERO

El 20 de abril de 2020 quedará marcado por la historia de los energéticos y de la humanidad como el día que el petróleo no sólo no vale nada, sino que es indispensable pedir algo a cambio para que se acepte.



Imagen de Invertir Petróleo

 

El barril de petróleo de referencia en Estados Unidos, el West Texas Intermedia, cayó a niveles nunca vistos: menos de 37.63 dólares. El llamado ‘oro negro’ nunca había caído por debajo de 10 dólares desde la creación de los contratos a futuro en 1983.

Esto se debe a la escasa demanda y a las reservas de la unión americana casi saturadas.

 

El Brent en Londres cerró la sesión de ayer con una caída de 8.90 por ciento para colocarse en 25.58 dólares por barril, veremos cómo le va a esta mezcla el día de hoy…

 

En México, el barril de Pemex cerró en menos 2 dólares con 37 centavos.

 

Pero ¿qué está pasando? bueno pues una demanda muy escasa de energéticos a nivel mundial, no hay vuelos, no hay transporte, la movilidad se ha reducido drásticamente…

 

Los precios del petróleo estaban muy inestables desde el año pasado, este 2020 se acentuó tremendamente con la pandemia…

 

En el paquete presupuestal de este año se estimó un precio de referencia de 49 dólares por barril, la economía mexicana aún se sostiene mucho de los ingresos petroleros, imagínense lo que implica que sólo por un barril teníamos pensado recibir 49 dólares, ahora por el contrario tenemos prácticamente que pagar 2.37 y si multiplicamos esto por los mil 951 millones de barriles que se tenía expectativa producir, pues ya se imaginarán el tamaño del boquete que tenemos en el presupuesto nacional.

 

¿Qué va a pasar? Aún no sabemos, sin embargo creo que es momento en que la humanidad reflexione sobre la necesidad de transitar a un consumo de energías renovables, limpias, ya no combustibles fósiles, no es una transición inmediata, el consumo del petróleo se mantendrá por algún tiempo pero hay que voltear a ver hacia economías verdes, sostenibles, amigables con el medio ambiente y necesarias para la subsistencia humana, no es por el planeta, es por nosotros.