fbpx
Familia, Ser Padres

¿Por qué menos juguetes beneficiarán a sus hijos?

  • Los juguetes forman los bloques de construcción para el futuro de nuestros hijos. Ellos enseñan a nuestros hijos sobre el mundo y sobre sí mismos.

Los juguetes no son simplemente juguetes. Los juguetes forman los bloques de construcción para el futuro de nuestros hijos. Ellos enseñan a nuestros hijos sobre el mundo y sobre sí mismos. Envían mensajes y comunican valores. Y así, los padres conscientes piensan sobre qué fundamento está siendo puesto por los juguetes que se dan a sus hijos. Esto incluye el razonamiento para eliminar de manera ABSOLUTA las armas y pistolas de “juguete” de los juguetes de los niños (ni pistolas, ni escopetas, ni municiones, ni salvas, ni nada que represente “matar”).

Los padres conscientes también piensan en el número de juguetes que se dan a los niños. Mientras que la mayoría de las habitaciones y dormitorios están llenos hasta el techo con juguetes, muchos padres hoy optan por limitar el número de juguetes con los que los niños van a jugar.

  1. Los niños aprenden a ser más creativos.

Demasiados juguetes impiden que los niños desarrollen plenamente su don de imaginación. Dos trabajadores alemanes de salud pública (Strick y Schubert) llevaron a cabo un experimento en el que convencieron a un aula de jardín de infantes para quitar todos sus juguetes durante tres meses. Aunque el aburrimiento se puso en durante las etapas iniciales del experimento, los niños pronto comenzaron a utilizar su entorno básico para inventar juegos y utilizar la imaginación en su juego.

  1. Los niños desarrollan períodos de atención más largos.

Cuando demasiados juguetes se introducen en la vida de un niño, su capacidad de atención comenzará a sufrir. Un niño rara vez aprenderá a apreciar plenamente el juguete frente a ellos cuando hay innumerables opciones que aún quedan en el estante detrás de ellos.

  1. Los niños establecen mejores habilidades sociales.

Los niños con menos juguetes aprenden a desarrollar relaciones interpersonales con otros niños y otros adultos. Ellos aprenden el dar y tomar de una buena conversación. Y los estudios han atribuido amistades de la infancia a una mayor oportunidad de éxito académico y en situaciones sociales durante la edad adulta.

  1. Los niños aprenden a cuidar mejor las cosas.

Cuando los niños tienen demasiados juguetes, naturalmente tendrán menos cuidado de ellos porque les sobran opciones. No aprenderán a valorarlos si siempre hay un reemplazo a mano.

 

  1. Los niños desarrollan un mayor amor por la lectura, la escritura y el arte.

Menos juguetes permiten que los niños adoren los libros, la música, el color y la pintura. Y un amor por el arte les ayudará a apreciar mejor la belleza, la emoción y la comunicación en su mundo.

  1. Los niños se vuelven más ingeniosos.

En la educación, los estudiantes no sólo reciben la respuesta a un problema; se les dan las herramientas para encontrar la respuesta. En el entretenimiento y el juego, el mismo principio se puede aplicar. Menos juguetes hacen que los niños se conviertan en ingeniosos resolviendo problemas con sólo los materiales a mano. Y la inventiva es un regalo con un potencial ilimitado.

  1. Los niños discuten menos entre sí.

Esto puede parecer contra-intuitivo. Muchos padres creen que más juguetes resultarán en menos peleas porque hay más opciones disponibles. Sin embargo, lo contrario es cierto demasiado a menudo. Los hermanos discuten sobre los juguetes. Y cada vez que introducimos un nuevo juguete en la relación, les damos otra razón para establecer su “territorio” entre los demás. Por otro lado, los hermanos con menos juguetes se ven obligados a compartir, colaborar y trabajar juntos.

  1. Los niños aprenden perseverancia.

Los niños que tienen demasiados juguetes renuncian demasiado rápido. Si tienen un juguete que no pueden averiguar, será rápidamente desechado por el bien de un diferente, más fácil. Los niños con menos juguetes aprenden perseverancia, paciencia y determinación.

  1. Los niños se vuelven menos egoístas.

Los niños que obtienen todo lo que quieren creen que pueden tener todo lo que quieren. Esta actitud conducirá rápidamente a un estilo de vida poco saludable (e impropio).

  1. Los niños experimentan más de la naturaleza.

Los niños que no tienen un sótano lleno de juguetes son más aptos para jugar fuera y desarrollar un profundo aprecio por la naturaleza. También son más propensos a participar en el ejercicio físico que resulta en cuerpos más sanos y felices.  

  1. Los niños aprenden a encontrar satisfacción fuera de la tienda de juguetes.

La verdadera alegría y satisfacción nunca se encontrarán en los pasillos de una juguetería. Los niños que han sido educados para pensar que las respuestas a sus deseos se pueden comprar con dinero han creído la misma mentira que sus padres. En su lugar, los niños necesitan aliento para vivir vidas contra-culturales encontrando alegría en cosas que verdaderamente duran como las experiencias y no las cosas. 

  1. Los niños viven en un hogar más limpio y ordenado.

El desorden del exceso de juguetes puede tomar rápidamente una casa entera. Menos juguetes resulta en una casa menos- repletas, más limpia, más sana.

 

También te puede interesar leer: Razones para NO tener tantos juguetesLa canasta de los tesoros (juguetes)El síndrome del niño rico: un desórden que provoca tener todo en exceso.

 

 

Fuente y desarrollo: Mother

También puedes leer: Juguetes para bebés ¿Cuáles y para qué edades?Razones para NO tener tantos juguetes

Artículo AnteriorPróximo Artículo

Alojado en Next.LA