Nutrición durante los primeros 1000 días de vida

En mamá Natural estamos felices de contar con las colaboraciones de un Kilo de Ayuda, estaremos compartiendo valiosa información sobre infancia, neurodesarrollo, crianza, nutrición. Esta es la primera nota sobre la importancia de los primeros 1000 días de vida…

Se conoce como 1000 días al período de tiempo que empieza con el  embarazo y termina cuando el niño cumple dos años de edad.



Toma este nombre debido a que cuando se suman los días que cumple en promedio un embarazo más los días que abarca un período de dos años suman un total de 1000 días.

Durante este tiempo existe un rápido crecimiento físico y mental de los niños. Tan solo, durante el primer año de vida, su peso al nacer se triplica, para los dos años, su estatura se duplica y su cerebro se desarrolla hasta alcanzar un 80% de su peso adulto.  

Con el embarazo aumenta la necesidad de nutrientes, por lo que son habituales las deficiencias de proteínas, energía, vitaminas y minerales. Para cubrir estas demandas, las futuras mamás deben tener una adecuada salud y nutrición antes y durante el embarazo.

Una mala nutrición durante el embarazo afectará el desarrollo del bebé, lo que contribuirá a que tenga un peso menor al esperado, un crecimiento deficiente y otras formas de desnutrición.   

Es de suma importancia prevenir la aparición de desnutrición durante los 1000 días,  debido a que el daño ocasionado es irreversible, incluso si la desnutrición se controla, las consecuencias que origina son diversas y se manifiestan tanto a corto como a largo plazo. Por ejemplo, puede afectar el crecimiento, desarrollo mental, desempeño intelectual y desarrollo de capacidades en los niños. También es responsable de la aparición frecuente de enfermedades infecciosas como diarrea y enfermedades respiratorias.

Cuando llegan a ser adultos tienen mayor riesgo a presentar obesidad, diabetes e hipertensión arterial.

Por todo lo anterior, es de suma importancia que las madres se aseguren de tener una adecuada salud y nutrición, así como desarrollar adecuadas prácticas de alimentación infantil, las cuales incluyen:

  • Lactancia materna exclusiva durante los primeros seis meses de vida,
  • Inicio de la alimentación complementaria a partir de este momento y
  • el mantenimiento de la lactancia materna hasta los dos años de edad.

De esta forma las madres podrán prevenir en gran manera la aparición de desnutrición en sus hijos y evitar sus múltiples consecuencias.

Autor: Mtra. Laura Isabel Villa

@UnKilodeAyuda

Especialidad: Nutrióloga Poblacional de Un Kilo de Ayuda A.C.

Cédula profesional: ISBN 978-607-7530-12-1.

Correo electrónico: lvilla@unkilodeayuda.org.mx

Teléfono de contacto: 01 (55) 5000 1600 ext. 1668.

 Captura de pantalla 2015-05-25 a las 15.53.05

Comments are closed.