Nuestros pensamientos crean nuestra realidad

Esto ya no es un tema de creencias, no es religión o espiritualidad, la ciencia está detrás de la física cuántica y se ha demostrado que el pensamiento influye contundentemente en nuestra realidad. 

Este experimento es tan trascendental para la humanidad que puede traducirse en considerar educar en las escuelas básicas a nuestros niños para cambiar a un pensamiento positivo sobre su realidad, ya que son responsables de crearla. Es urgente tomar consciencia y comenzar a vivir con una actitud más responsable.



Los padres tenemos una gran responsabilidad en apoyar a los niños a elegir sus pensamientos y para elegir los propios, los más positivos, los más constructivos para solucionar las problemáticas y no para complicarlos.

Cuando tenemos pensamientos negativos (de esos verdaderamente tóxicos), de rabia, frustración, desasosiego, desesperación: no importa a quién estemos culpando de nuestra desgracia, a los únicos que les están haciendo daño, es a nosotros mismos. El pensamiento negativo, es la muerte de las neuronas.

De nada sirve quedarse en la línea gris, vivir echando la culpa de todo lo que sucede hacia afuera…, a la mala suerte, a las personas que no nos quieren, las que no nos incluyen, la felicidad está dentro de uno mismo y eso significa cambiar la línea de pensamiento y pensar positivo para crear una realidad positiva. 

Desde la perspectiva cuántica somos como grandes antenas electromagnéticas. Dependiendo de nuestra energía (de esa que emitimos y en esa que vibramos) es que vamos a atraer a unas posibilidades o a otras, de las infinitas que nos ofrece el universo.

Y la pregunta es: ¿qué señal estás tu transmitiendo al universo? Porque puede depender de ella lo que recibas. Siendo conscientes de esto tenemos la capacidad de cambiar nuestra energía,  para ello primero tenemos que cambiar el pensamiento, salir de nuestra rutina, de nuestro tiempo y de nuestro cuerpo. Imaginar situaciones deseadas es una forma muy sencilla de hacerlo ya que al imaginar nuevas situaciones, como el cerebro no tiene ojos, no sabe si lo que pensamos, soñamos o imaginamos, está pasando de verdad o no. Esto es la famosa visualización. Si lo crees, lo creas.

De esa forma nos adelantamos a lo que queremos,  las funciones celulares de la felicidad se ponen en marcha: serotonina, endorfinas, dopamina…  Y co-creamos con el universo. Así puedes crear tu propio mundo. Si el pensamiento que transmites sobre lo que quieres es bien claro y definido, lo atraerás. Podemos relajarnos, confiar en la vida, co-crear con el universo y disfrutar de nuestra existencia.

Es urgente ser proactivos y dejar de ser pasivos o reactivos ante lo “que nos sucede”. Puedes crear tu propio mundo. Si el pensamiento que transmites sobre lo que quieres es bien claro y definido, lo atraerás. 

“Podemos crear la guerra o podemos crear la paz, somos creadores.”

Bruce Lipton