“Niñofobia”: la falta de tolerancia a los niños presente en mas adultos

         
Por: Redacción

La niñofobia es “un rechazo injustificado hacia los niños”

Todos los niños sin excepción brincan, juegan, gritan, se ríen y divierten, al final de todo son niños, pero esto a algunas personas les puede causar conflicto y molestia, es más hay eventos donde ya indican que la asistencia es “sin niños” (por horario, por instalaciones o por la falta de tolerancia a ellos). También podemos encontrar hoteles que ofrecen hospedaje “libre de niños” o “albercas y zonas  sólo para adultos” e incluso restaurantes donde un niño no es bienvenido.

Esta poca tolerancia a los niños se llama niñofobia es “un rechazo injustificado hacia los niños”, explica Vanesa Piñero, de “Una madre como tú”definición que matiza Catalina Echeverry, de Mamá también sabe:

“Aunque el término no está muy bien acuñado, creo que a lo que se refiere es a la falta de tolerancia cada vez más evidente hacia los niños y sus comportamientos naturales. En inglés esto se llama misopedia y es el odio e intolerancia a los niños y preadolescentes”.

Los niños por naturaleza son inquietos, ruidosos, revoltosos y esto es un grave problema en ciertos lugares.

“Los niños nunca molestan, son niños. Como espectadora, cuando un niño hace algo intento entender por qué lo hace. Creo que en general estamos faltos de empatía. Con mis hijas trato de ir a sitios donde ellas vayan estar a gusto porque si ellas están bien, yo estoy bien. Si no van a estar cómodas, prefiero no ir”, nos cuenta Natalia Martín, de Las historietas de mamá y de Mujer y Madres y Magazine.

“La idea que se transmite es que los niños tienen que estar siempre aparte porque molestan. La tolerancia cada vez es más reducida”, opina Martina, “Venimos de una educación autoritaria en la que se somete al niño a obedecer indiscriminadamente: a veces lo que se ve como falta de educación es simplemente un comportamiento de niños, acorde a su edad”. Mientras Vanesa recuerda: “Los niños tienen que viajar, ir al banco, al médico y a muchos sitios, y el resto debemos comprenderlo. Hay tan pocos niños que se nos ha olvidado cómo es tenerlos a nuestro alrededor”.

Los expertos señalan que los niños siempre desean tocar todo, experimentar, sentir, reír, aprender y si les obligamos a callar, a no llorar, a hablar bajito y a no moverse de la silla, lo que tendremos son criaturas temerosas que no se atreverán a explorar.

Así que empecemos por nosotros mismos, ser más empáticos y respetuosos cuando en un tren, camión o en un avión, vemos a esos padres que intentan calmar a su bebé durante el viaje y si no ayudamos al menos no contribuyamos a hacer que los padres o el niño se sientan peor.

Ya es de por si duro para los adultos movernos en ambientes cada vez mas carentes de respeto, de compasión, de empatía, de solidaridad, esto hace que para los niños aun sea mas complicado ser bien recibidos en todos los sitios o con todas las personas, claro que no siempre es una buena idea llevar a los niños a todos los lugares, pero claramente necesitamos abrir el corazón y entender desde la médula que todos fuimos niños, que los niños son niños y merecen darles un valor precioso y absoluto y que nuestra manera de tratar al niños será la manera que marque su desarrollo y lo que el niño o la niña harán al mundo…

Fuentes: Padres e hijos , Grazia

También puedes leer: ¡Confirmado! los niños se portan peor con su mamá , Los niños más obedientes también pueden ser infeliceshttps://www.mamanatural.tv/carta-a-mis-amigos-que-me-invitan-a-sus-eventos-sin-ninos/