Niña de 12 años ayuda a nacer a su hermanito…

         
Por: Redacción

Niña de 12 años ayuda a nacer a su hermanito… Jacee es una niña estadounidense que ha vivido una experiencia inolvidable a sus 12 años de edad. La pequeña ayudó a su madre, Dede Carraway, a dar a luz a su hermanito, gracias a la iniciativa del médico, Walter Wolfe, que pidió a Jacee que se acercara y echara una mano al equipo médico.

La niña, entusiasmada, aceptó encantada la petición y se puso manos a la obra para traer al mundo al nuevo miembro de su familia. Incluso, Jacee fue la encargada de cortar el cordón umbilical, participando, de esta forma, en el nacimiento de su hermanito.

La madre cuenta que en el nacimiento de su anterior hijo, dos años atrás, Jacee quiso ayudar a su madre en el parto, pero decidió, junto con su marido Zack, que era demasiado pequeña. Y es que, tal y como afirma Carraway, la pequeña “tiene una conexión emocional con los niños”. Dado que el matrimonio ha decidido no tener más hijos, esta era la única oportunidad que Jacee tendría de participar en un parto de su madre, de modo que la familia dejó que la niña ayudara a su hermano a nacer.

“Ni siquiera sé si hay palabras para describir cómo me sentía en ese momento. Ni en un millón de años, si me hubieran dicho hace 12 años que Jacee sería la que ayudara al nacimiento de mi último niño, ¡yo le hubiese dicho que están locos!”, explica a los medios estadounidenses esta orgullosa madre. 

Jacee es una pequeña de 12 años y la hija mayor de Dede y Zack Carraway, y desde que nació su primer hermano, hace un par de años, ella quería estar junto a su madre en el momento del parto. Con 12 años cumplidos, sus padres creyeron que  ya podía soportar el ver el parto. Y mientras estaba de pie junto a su madre, el doctor Wolf le dijo que si quería ayudar a atender el parto. 

Con orientación del doctor, la niña ayudó en el parto e incluso le permitieron cortar el cordón umbilical y sostener la cabeza de su hermano mientras nacía. Y así, atendida por el “mejor doctor del mundo”, Dede logró dar a luz a un niño de seis libras a quien puso el nombre de Cayson.

Dejar que los niños sean testigos o que participen de la maravilla del proceso del embarazo, del nacimiento y de la lactancia de otros bebés es parte fundamental para dar una educación sexual completa, se trata de “normalizar lo normal” y no mejor manera que hacerlos parte de estos maravillosos procesos naturales y fisiológicos.