fbpx
Salud, Sexualidad

Nigeria, el primer país africano en prohibir la mutilación genital femenina

  • La Organización Mundial de la Salud considera que existen alrededor de 140 millones de mujeres y niñas que han sufrido las consecuencias del MGF, de entre las cuales 92 millones son menores de diez años…

Nigeria, el primer país africano en prohibir la mutilación genital femenina. Por increíble e inverosímil que parezca, aún en el 2017 sigue existiendo la mutilación genital femenina.

La ablación del clítoris, también conocida como circuncisión femenina y oficialmente llamada mutilación genital femenina (MGF) por la OMS, es la eliminación parcial o total de tejido de los órganos genitales femeninos, particularmente del clítoris (clitoridectomía), con objeto de eliminar el placer sexual en las mujeres, considerando razones culturales, religiosas o cualquier otro motivo no médico. Los términos infibulación y escisión son expresiones comunes utilizadas para el procedimiento aplicado para llevar a cabo la mutilación. Esta práctica se considera una violación de los derechos humanos de las mujeres y de las niñas. En febrero de 2016 Naciones Unidas abordó este tema como una prioridad entre los Objetivos de Desarrollo Sostenible marcándose como referencia el año 2030 para acabar con esta práctica.

Por fin, se empiezan a mirar los cambios: una pequeña victoria en contra de la mutilación genital femenina (MGF): Nigeria se ha convertido en el primer país africano en romper esta tradición que irrumpe los derechos humanos de mujeres y niñas, y proclama orgullosamente la Prohibición de violencia contra las mujeres.

Con esto, la ley ahora protege a este sector que ha sido atacado y destrozado durante años por este crimen que destruye a la humanidad misma. Este acto se trató de uno de los últimos del expresidente Goodluck Jonathan, para así reducir el riesgo de enfermedades e infecciones en esta población vulnerable. 

La mutilación de genitales femeninos se realiza con el fin de alterar o lesionar los órganos genitales de las mujeres y niñas, sin ningún beneficio a su salud integral. De hecho, contraria a la creencia popular de esa cultura, la MGF trae graves consecuencias a la salud, tales como hemorragias graves, problemas urinarios, quistes, infecciones, infertilidad, complicaciones en el parto, riesgo de muerte del recién nacido, entre otras.

Actualmente la Organización Mundial de la Salud considera que existen alrededor de 140 millones de mujeres y niñas que han sufrido las consecuencias del MGF, de entre las cuales 92 millones son menores de diez años. Tales como infecciones vesiculares y urinarias, quistes, esterilidad, aumento de riesgo de complicaciones en el parto y muerte del recién nacido, dolor intenso, hemorragias, tétanos, retención de orinas, llagas abiertas en la región genital, lesiones en los tejidos genitales, entre otros…

La prohibición de esta práctica no sólo brinda una serie de oportunidades en función del bienestar físico, emocional y sexual de mujeres que lo requieren, también una importante reflexión para el mundo acerca de las situaciones injustas que tanto hombres como mujeres vivimos en una sociedad de lucha de poderes; acerca de lo que cada uno tenemos en nuestro poder para luchar en contra de la injusticia arremetida en contra de nuestros cuerpos y los ideales erróneos de una cultura; acerca del verdadero bienestar de cada uno de nosotros para el bienestar global del planeta.

El 7 de febrero de cada año se conmemora el Día Internacional de tolerancia cero con la mutilación genital femenina.

#EndFGM (fin de la mutilación genital femenina) 

Artículo AnteriorPróximo Artículo

Alojado en Next.LA