fbpx
Salud

Nebulización en casa

Los nebulizadores son perfectos para administrar tratamientos específicos para padecimientos en vías respiratorias, pero como todo, la eficiencia radica en que los usemos de modo adecuado. Así que si en tu casa alguien va a usar esta opción terapéutica toma nota.

Los cambios de estación son increíbles, podemos ser testigos de cómo la naturaleza se renueva. Pero, con ellos también llegan ciertas amenazas y los cambios de clima traen con ellos algunas enfermedades que afectan nuestras vías respiratorias y las de nuestra familia.

 

Y como ya sabemos los medicamentos ingeridos tienen la desventaja de que en menor o mayor grado afectan nuestra flora y fauna intestinal, causando que el remedio sea muchas veces pero que la enfermedad.

 

Si tus pequeños tienen que usar algún tratamiento administrado por un nebulizador, además de seguir cuidadosamente las instrucciones que vienen muy bien explicadas en los vídeos del producto, disponibles en YouTube, sigue también estos pasos:

  • Primero es importante que el pequeño o pequeña estén tranquilos y entretenidos, colócalo sentado -no acostado- con su espaldita recta, yo coloco almohadas a los lados para que sus brazos descansen.
  • Como siempre procura que el lugar este libre de polvo o pelo de mascota, con luz tenue y que no haya ventanas que provoquen corrientes fuertes.
  • Ya que el ambiente es idóneo, lávate las manos y limpia la carita del pequeño, sécalas con una toalla de papel con ligeros toquecitos, al igual que tus manos, evita usar las toallas que usa el resto de la familia en el baño ya que a menos que estén recién puestas lo más seguro es que ya cuentes con su propio cultivo de bacterias.
  • Coloca la dosis de medicamento en el nebulizador Omron NE-C801LA, cerciórate que sea la medida correcta que viene en la receta y al cerrarlo que no haya fugas.
  • Fija la boquilla o mascarilla, y conecta el tubo a ambos extremos.
  • Mientras preparas el proceso platica con él o ella, y pórtate relajada.

No olvides leer el manual de uso de cada nebulizador, ver los vídeos cuántas veces sean necesarias, y preguntar cualquier duda que puedas tener. Verás que es mucho más fácil que intentar hacer que se tomen un jarabe con sabor a “cereza”. Recuerda siempre consultar a tu médico.

 

Artículo AnteriorPróximo Artículo

Alojado en Next.LA