fbpx
Lifestyle

Mudándome con hijos, consejos para no perder el control ni la calma

  • Si bien todos los cambios estresan, las mudanzas son un proceso muy cansado y cuando decidimos o nos toca mudarnos en familia es muy fácil perder el control, o bien la calma, pero no desesperes, aquí te compartimos un sistema para mudarte y hacer una tranquila transición.

Cuando nos mudamos de casa, hay muchos sentimientos encontrados, por una parte tenemos muchísima ilusión  nos espera una casa lista para nuevas historias, nuevos recuerdos, pero también hay cierta nostalgia por la que dejamos. Y no es sólo la montaña rusa emocional en el proceso nos espera mucha muchísima actividad física.

Otro de los temas que influyen mucho a que nuestros niveles de estrés se disparen son los tiempos. Si tienes una fecha límite de entrega –como pasa en la mayoría de los casos-,  tienes que ser muy estricta en tus tiempos. Ahora hay servicios increíbles que en donde llega un equipo muy capacitado y empaca y desempaca el mismo día, pero afrontémoslo son carísimos. Si tú como el 99% te toca como a mí, hacerte cargo de empacar y desempacar todo, te voy a compartir un sistema que te facilitará el cambio.

Lo primero es hacer un cronograma, así es como lo escuchaste, yo tuve 15 días, 15 días parecen suficiente pero créeme para empacar el menaje completo de una casa es un poco cardiaco, porque además la vida no se detiene porque tú te cambies, en el trabajo puede que te esperen 2-3 días para ponerte al corriente y eso si son muy comprensivos, en los demás tendrás que pedir un día y confiar en que la relatividad del tiempo juegue a tu favor.

Ahora, además de nuestras actividades laborales hay que atender  los pequeños, que como ya sabemos es un trabajo de tiempo completo. Es por esto que tenemos que tener cuidado quirúrgico en la planeación.

El cronograma:

  1. Dependiendo el tiempo que tengas, acomoda las habitaciones de menor a mayor interacción en el calendario, es decir las cosas del estudio o sala que no son tan usadas como las de la cocina, irán primero, yo le doy el siguiente orden: sala, comedor, estudio o cuarto de TV, recámaras, cuarto de lavado, baños y cocina.
  2. Piensa en el tiempo que puedes usar para empacar, si tienes niños pequeños lo mejor será usar unas 2-3 horas en la noche cuando estén dormidos para que puedas dedicar todos tus sentidos, y los fines de semana se intensifica el horario.
  3. Es trabajo de todos, si tus hijos tienen edad suficiente, hablo desde los 7 años pueden ayudarte a empacar sus juguetes, zapatos y hasta puedes asignarles pequeñas tareas como revisar las gavetas o cajones que ya desocupaste, para estar seguros que no queda nada. Y papá tendrá que ayudar tanto con sus cosas como a desmontar o empacar cosas complicadas como cuadros o muebles modulares

Depurar:

  1. Te mudas, y esto significa que es perfecto pretexto para cambiar y mejorar tanto tus espacios como tus hábitos, haz limpieza profunda en papelería y closets, si hay algo –que no represente valor sentimental- que no has usado por 2 años, dónalo o regálalo.
  2. No compres de más durante estos días, trata de consumir los insumos que tienes, si en la despensa tienes esa sopa exótica Thai que no has preparado, que sea la comida para despedir la casa, lo mismo aplica para shampoo o jabones, así te ahorrarás el tiempo  y espacio de empacar los que usarás en la nueva casa.

Trucos para ganar tiempo:

  1. Lo que está en ganchos se puede ir así tal cual, solo necesitas ligas o cordel y bolsas de plástico negras grandes de las más resistentes, Acomoda, dependiendo el peso grupos de 5-7 ganchos amárralos de tal modo que queden bien sujetados, haz un pequeño orificio al fondo de la bolsa en el centro, solamente para que entre la punta metálica de los ganchos y ponle la bolsa como te entregan  las cosas de la tintorería, así te ahorrarás mucho tiempo y cansancio en quitar y poner ganchos. Y no tires las bolsas, puedes usarlas nuevamente sólo tienes que amarrar la parte donde hiciste el hoyito.
  2. Los libros, no hay nada más pesado que una caja con libros, además de que siempre se maltratan un poco, yo lo que hago es ponerlos en torres, de acuerdo a tamaños similares, de 10 en 10, no más de 15 y uso playo, que es ese plástico que se adhiere cuando hace contacto,  una vez que la torre está envuelta en plástico, uso cordel para envolverlos como lo haría con un regalo, dejando un moño con el que pueda transportarlos fácilmente.

Números de la suerte:

Hay a quienes les gusta marcar lo que lleva cada caja, yo prefiero numerarlas, y en un cuaderno que obvio tengo siempre conmigo sé exactamente que tiene cada caja y a qué habitación e integrante pertenece. De esa forma es mucho más sencillo, pon el número grande en los 4 lados de la caja y arriba para que puedas verlo aunque estén apiladas. Esto es por dos razones, una por comodidad al momento de desempacar, así no tengo que abrir todas la cajas de la cocina para saber dónde está la cafetera y dos, por seguridad, así no saben qué es lo que hay.

Estos son pequeños trucos que  a mí me han funcionado en mis últimas 3 mudanzas, me he cambiado de casa, incluyendo mudanza foránea dentro y fuera del país, unas 10 veces y te prometo que he pulido y mejorado este sistema. Feliz mudanza y que donde estés siempre te acompañe la alegría y la prosperidad.

Artículo AnteriorPróximo Artículo

Alojado en Next.LA