Mi vida neuroatípica y cómo encontré mi tribu

         
Por: Redacción

Soy Montserrat Pedrote y soy una persona muy afortunada; tengo una hermosa familia.

Llevo una vida normal, supongo que como la de cualquier mamá con tres niños menores de seis años, siempre con una casa a medio recoger, peleas, mi constante promesa fallida de no alzar la voz, una terapia gratuita de inocencia infantil que me vuelca a carcajadas y la mayor parte del tiempo con un pequeño enroscado en mi pierna exigiendo más de mí.

 

Hace seis años vivíamos en el Estado de Morelos y cuando mi primer hijo cumplió dos años entró al colegio, que por cierto era inclusivo, lo que fue maravilloso, ya que, gracias a eso, por indicaciones escolares después de varias semanas de observación por una psicóloga, mi esposo y yo recibimos la noticia de que mi hijo tenía rasgos de Síndrome de Asperger.

 

Sinceramente no recuerdo bien la explicación de la psicóloga, sólo recuerdo la sensación de cuando te dan una mala noticia y una palmada en la espalda que procura ánimo y fortaleza. Lloré, lloré mucho, lloraba por todo; pero gracias a Dios estábamos en el sitio indicado, encontramos sin mucho recorrido doctores maravillosos, terapeutas, escuelas inclusivas, maestras de apoyo, esperanza… Hace un año tuvimos que mudarnos al Estado de México y empezar de nuevo.

 

Ahí busqué en las redes grupos de Autismo, de Asperger, de mamás, de maestras y de asociaciones en las que pedí ayuda para encontrar escuelas inclusivas en las que cupieran mis ya tres hijos, pero no encontraba soluciones; y así estuve visitando escuelas en las que me decían que tenían completos los grupos, que tenían que ver a mi hijo y después me avisarían o simplemente no admitían la entrada de una maestra sombra para él y se excusaban diciendo que ya conocían del tema por que habían tenido un niño con autismo en el aula un año anterior.

 

Noté que el Estado de México se encuentra sumamente atrasado en temas de inclusión; que la principal barrera para la integración de personas con discapacidad es la ignorancia. Las personas no saben como incluirlas, las escuelas no conocen el significado de inclusión, a las personas les da miedo preguntar y la autoridad parece no estar interesada en una adecuada regulación al respecto.

 

Me sentí responsable, me di cuenta que las personas no están obligadas a conocer sobre el Trastorno del Espectro Autista ni del significado de inclusión; pero yo, como mamá de un chiquito con este Trastorno tengo la obligación de darle a conocer a todos los que nos rodean lo que esto significa y de cómo puedes cambiar la vida de alguien quitando estereotipos; así que creé un grupo en Facebook que se llama “Mi Vida Neuroatípica” tratando de buscar familias como la mía con problemas como los míos, a personas que tuvieran interés en conocer que es el autismo, que es la inclusión, a personas que gustan de compartir sus conocimientos y apoyarnos con este tema, a terapeutas y personas dedicadas a la docencia, a todos los que quieran saber como incluir a las personas con discapacidad; y así, tratar de sensibilizar a quien viera la página, investigar y buscar espacios inclusivos dentro del Estado de México, conocer de legislación, opciones con las que contamos, pero también las que aun no se desarrollan; la creé, por que yo también necesito apoyo.

 

El autismo es una montaña rusa constante de emociones, a veces estás arriba y lloras de felicidad con muchos logros y a veces sientes que vas en picada cuando hay retrocesos y pareciera que nada funciona, cuando sientes que la vida le ha jugado una mala broma a tu paciencia. Pero siempre es mucho más fácil el camino cuando encuentras en las personas a tu alrededor empatía, cuando te sientes bienvenido. Quiero aprovechar para invitarlos a unirse y conocer o enseñarnos más sobre estos temas, me encantará leerlos. Mientras tanto hoy, estoy muy agradecida con todas las personas que se han tomado el tiempo de integrarse al grupo de “Mi Vida Neuroatípica”, tanto a los que han participado, resuelven dudas o constantemente aportan conocimientos, como a los que se toman el tiempo de leer y conocer sobre el tema. Con un solo like me hacen sentir que ha valido la pena.