Mi primer día de las madres

         
Por: Redacción

La primera vez que pudiste andar en bicicleta o patines, la primera vez que conducirte un auto, tu primer día en la universidad o trabajo, tu primer día como mamá, y hoy tu primer día de las madres.

Todas estas experiencias tienen algo en común, la mezcla de sentimientos encontrados entre emoción, nervios, incertidumbre, aprehensión, añoranza y felicidad. Esta reflexión está inspirado en la ilustración compartida por Isabel A. Salmones “Mi primer día de las Madres”.



Una mami en su primer día de las madres:

  • Aprende a vivir una dicotomía entre felicidad y pánico
  • Desarrolla empatía por otras mamis, crece la capacidad de admirar a otras mujeres ya sean o no mamás
  • Se ponen a prueba fortalezas de carácter que no sabía que tenía como paciencia, tolerancia, resiliencia
  • Se vuelve más agradecida
  • La felicidad es directamente proporcional al cansancio y la preocupación
  • Aprende a optimizar tiempos y recursos
  • Admira y entiende más a su mamá
  • Entiende que no es perfecta y que eso es perfecto

Seguro todas entendemos que la vida es un proceso constante de cambio y aprendizaje, que no importa que tanto estemos rodeadas de estereotipos o falsas expectativas de lo que debe ser. La verdad es que nadie es perfecto pero todo somos perfectibles y que mientras estemos en movimiento tanto nosotras como nuestros pequeños y familia estarán bien. Las mamás tenemos la gran responsabilidad de guiar al futuro y por supuesto que esta responsabilidad demanda un gran sacrificio, pero del mismo tamaño es la satisfacción. Ya sea hoy tu primer día de las madres o el trigésimo octavo, celebra con todo tu corazón y recuerda que todos los días son una oportunidad para ser mejor que ayer. ¡Feliz día mami!