Mayo termina con cifras récord de COVID, gobiernos alistan desconfinamiento, pero OMS alerta “no vuelvan a lo mismo”

Esta semana quedará marcada por las cifras récord de la pandemia del COVID 19 en el continente americano y al mismo tiempo gobiernos se alistan para relajar medidas de confinamiento.

 



Estados Unidos superó los cien mil decesos, cuenta con alrededor de un millón 700 mil contagios y aún así este fin de semana varios estados reabrirán sus centros comerciales, empresas reanudarán actividades y millones de ciudadanos dejarán atrás el confinamiento.

 

Brasil se colocó como el segundo país con más contagios en un periodo muy corto y al momento agrupa más de 400 mil; en materia de decesos se pelea la sexta posición con España, ambos tienen entre 25 mil decesos y 27 mil víctimas fatales de este virus. Esta semana llegaron a reportar más de 20 mil contagios en una jornada de 24 horas.

 

Aún así, el gobernador de la capital Sao Paulo alista su plan estatal de recuperación económica que arrancará el lunes próximo, permitirá la reanudación con restricciones de actividades en centros comerciales y comercio en general.

 

Y en México en un solo día se reportaron más de 500 decesos, no obstante el subsecretario de prevención y Promoción de la Salud, Hugo López Gatell aclaró que fue el 15 de mayo cuando más decesos (280) se ha registrado por COVID 19, y que esta semana que se han registrado cifras más abultadas es porque se agrupan las confirmaciones de laboratorio que corresponden a decesos de varios días.

 

Ojo, en la Ciudad de México y área metropolitana nada cambia, aunque termina la Jornada Nacional de Sana Distancia, en este

punto del país el semáforo se mantiene en rojo y la necesidad de permanecer el mayor tiempo en casa, reducir los contactos humanos al mínimo posible y guardar sana distancia se mantendrán.

 

El lunes, industrias del sector minero, automotriz y de la construcción pasan a categoría de esenciales, es decir podrán reanudar parte de sus actividades pero con sólo 25 por ciento de su plantilla laboral y bajo estrictas medidas de sanidad. Ya el gobierno federal ha emitido varios protocolos que guíen a estos centros de trabajo.

 

Y con todo esto como contexto, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda a todos los países aprender las lecciones que nos ha dejado esta pandemia, no buscar el retorno a lo que definíamos como “vida normal” y adaptarnos a una realidad que nos exige una recuperación saludable y verde en armonía con el equilibrio ecológico que requiere el planeta.

 

Su director general, Tedros Adhanom Gebreyesus, manifestó “la pandemia nos ha dado una idea de cómo podría ser nuestro mundo si tomáramos los audaces pasos necesarios para frenar el cambio climático y la contaminación del aire. Nuestro aire y agua pueden ser más limpios, nuestras calles pueden ser más tranquilas y seguras y podemos encontrar nuevas formas de trabajar mientras pasamos más tiempo con nuestras familias”.

 

El martes, 40 millones de profesionales de la salud enviaron una carta a los líderes de las naciones que conforman el G20, las economías más importantes del mundo, y con base en esta carta ahora la OMS sugiere tener en cuenta los siguientes puntos para salir del confinamiento:

  1. Proteger y preservar la fuente de salud humana: la naturaleza. No hacerlo incrementará la posibilidad de más enfermedades infeccionas emergentes que se originan de animales de la vida silvestre.
  2. Invertir en servicios esenciales, desde agua y saneamiento, hasta energía limpia en instalaciones sanitarias. Miles de millones de personas carecen de acceso a servicios básicos para proteger su salud. La ausencia de éstos causa una cuarta parte de todas las muertes del mundo.
  3. Asegurar una transición energética rápida y saludable para mejorar la calidad del aire. Más de 7 millones de personas al año mueren por exposición a la contaminación del aire. 90 por ciento de las personas respiran aire exterior con niveles de contaminación que exceden valores aceptables.
  4. Promover sistemas alimentarios saludables y sostenibles. La principal causa de problemas de salud a nivel mundial son las enfermedades causadas por la falta de acceso a los alimentos o por el consumo de dietas poco saludables.
  5. Construir ciudades saludables y habitables. Las urbes tienen densidades de población altas y están saturadas de tráfico. Fomentar un transporte público eficiente, reactivar las caminatas o viajar en bicicleta en vez de automóviles privados también traerá importantes beneficios para la salud. A propósito del COVID 19, ciudades como Milán, París y Londres incrementaron las calles peatonales y las ciclovías de forma masiva.

Dejar de usar el dinero público para financiar contaminación. El daño económico del COVID 19 ejercerá una presión sobre las finanzas del gobierno para que sus recursos sean destinados a rubros como la salud, en vez de subsidiar combustibles fósiles.