¿Manchas durante el embarazo?

Los cambios hormonales son un mecanismo fundamental durante el embarazo aunque tienen su impacto en la piel, dando lugar a la aparición de manchas. En concreto, el aumento de estrógenos y progesterona se relaciona con la mayor síntesis de melanina, lo que puede hacer que la piel se oscurezca.

Eduardo Cabrillo, jefe de Servicio de Obstetricia y Ginecología del mismo centro que Villegas, aclara que el primero se produce en el cuerpo mientras que el segundo aparece en la cara. “El cloasma son manchas oscuras de color amarronado, más frecuentes en las mejillas, la nariz, la parte superior del labio y el cuello”, especifica Cabrillo.



Aunque estos cambios de pigmentación no suponen ningún peligro para la madre ni el feto, algunas medidas prácticas para su prevención en cualquier época de año son:

  • Utilizar una crema solar con un factor de protección superior a 50 y cuya composición sea apta para embarazadas.
  • Aplicarla una hora antes de la exposición al sol y repetir la aplicación al menos cada dos horas.
  • Evitar las horas centrales del día, entre las 11:00 y las 16:00, cuando el sol es más fuerte.
  • Tomar el sol en periodos de 20 minutos y evitar el sobrecalentamiento.
  • Utiliza gafas de sol y sombrero en los periodos de más calor.
  • En verano, evitar estar tumbada mucho tiempo dando pequeños paseos.

Fuente: Cuídate Plus