Madre comparte vídeo en el que un obstetra le hace una episiotomía contra su voluntad

         
Por: Redacción

Madre comparte vídeo en el que un obstetra le hace una episiotomía en contra de su voluntad…

Y los casos de violencia obstétrica no cesan y cada vez, a través de los medios tenemos mayor acceso y conocimiento de estas violaciones a los derechos humanos en tiempo real.

Es verdad que cuando un nacimiento es acompañado por un profesional de la salud, en caso de alguna complicación “real” y comprobable, dicho “profesional” debería de actuar con toda ética para sugerir el procedimiento adecuado que ayude a la madre o al bebé, o a ambos a tener el mejor nacimiento posible, realizando lo que considere adecuado conforme a su experiencia para tener el mayor beneficio de salud. Sin embargo, esto no siempre sucede, y el parto sigue siendo un momento vulnerable y abusado por muchos profesionales de la salud desde una situación que los pone en “poder” sobre las decisiones de la mujer pariendo.

La mujer embarazada, aún en el momento del nacimiento tiene derecho a tomar decisiones informadas, y para ello, debe ser informada previamente de todos y cualquier procedimiento o intervención que le se vaya a realizar y en el mejor de los casos, debería poder firmar un consentimiento informado… Cuando algo sucede en contra de estas reglas hay un abuso de poder.

En este video pueden apreciarse muchos factores que abusan de la situación:

  • Una postura de litotomía (la mujer tumbada sobre su espalda), fija a una plancha que la pone en una postura en contra de la gravedad y que no responde más que la necesidad de los médicos de estar más cómodos en la atención al parto.
  • Adicional a la postura, en el video se observa como cuando puja le presionan las piernas hacia arriba y su vagina mira hacia el techo. En esa posición el bebé no tiene que bajar por el canal del parto, por el contrario se regresa y ello no beneficia la salida del bebé.
  • La mujer está conectada al monitor fetal, todas las luces encendidas…
  • El periodo expulsión, es decir; la salida del bebé por el canal vaginal toma tiempo, no hay reglas, va saliendo poco a poco y suavemente justo para evitar desgarros en el periné femenino.
  • Un parto no sucede en minutos, (normalmente NO), encima a la mujer le dan instrucciones. La enfermera aparentemente la apoya, sin embargo le dice que hacer y cómo.
  • Llega un momento en que el médico asegura que el bebé no sale por ser grande, que no tiene espacio para salir y la amenaza con hacerle la episiotomía sin su consentimiento, a lo cual ella se niega.
  • En ese momento el médico y el resto de los presentes en el parto se ponen en contra de la mujer, incluyendo su familia.
  • Un enfermera le empieza a gritar que si no acepta va a dañar a su bebé… a pesar de que ella llora, cuestiona y se niega.
  • La madre de ella presente en el parto y tomando el video, le dice varias veces que el médico tiene razón, que él sabe su trabajo, que el bebé es grande, que lo deje trabajar, hasta acabar diciéndole al doctor que proceda como si ella fuera una niña sin voz ni voto en su parto.
  • El médico incluso menciona que ella ni se va a acordar porque tiene epidural y que no va a sentir nada.
  • Y el momento llega, en otro pujo el bebé asoma levante la cabeza y el médico procede a “los cortes” en plural a pesar de la negativa de la madre. En el vídeo puede verse que el “profesional de la salud” hace hasta doce cortes provocando una abertura tal que el bebé sale de inmediato. Causando un trauma mayor en el área que seguramente requiere no solo varias suturas sino un tiempo de recuperación mayor y seguramente muchos efectos secundarios en el tiempo…

En un parto natural vaginal sin complicaciones, la mujer es la principal protagonista del evento: madre y bebé deben de ser tratados con absoluto respeto y cuidado, sus decisiones deben de ser respetadas y si no sucede así, debería estar lo suficientemente informada y apoyada para denunciar un caso de violencia obstétrica. 

Al final, la propia madre observa a su bebé y opina que es pequeño, el médico lo manipula con cierta rudeza aspirando fluidos de su boca y nariz con una perilla grande antes de entregarlo a la madre… Esto NO ES NORMAL. NO ES ACEPTABLE, no deben tomar los médicos estas decisiones por las mujeres, sobre todo si ellas se niegan.

Tu parto, tu decisión. Las mujeres no necesitamos ser rescatadas del parto, necesitamos vivirlo plenamente, en consciencia, sin miedo, con confianza en nuestro proceso fisiológico, sexual y emocional y en la atención, apoyo y compañía que tendremos.

Video: YouTube

Te puede interesar:

Episiotomía: todo lo que quieres saber

¿Por qué los niños ya no nacen en días festivos?

¿Qué es la violencia obstétrica? rompiendo el silencio