Los hijos de madres mayores son más sanos y más inteligentes

Los hijos de madres mayores son más sanos y más inteligentes… El estilo de vida actual ha hecho que la maternidad sea una decisión que se retrasa en el tiempo, así, las mujeres eligen estudiar, emprender, lograr éxitos profesionales, viajar, o todas… antes de ser madres. Cada vez es más frecuente encontrar parejas que esperan más para tener un hijo. Hay muchos mitos que rodean la maternidad y la edad, algunos datos arrojan que a mas edad de la mujer hay mayor prevalencia de abortos espontáneos y de aparición de problemas genéticos, sin embargo, un reciente estudio ha revelado que los hijos de madres mayores tienen menos problemas de salud durante la edad adulta y mayor inteligencia.

Un grupo de investigadores, coordinado por el Instituto Max Planck de Investigación Demográfica (Alemania), tras analizar los datos de 18.000 madres estadounidenses, nos ha dado una buena noticia, los expertos tomaron los datos de otros estudios realizados en distintas épocas: 1958, 1970 y 2001. En ellos se comprobaba la edad de la madre, cuando quedó embarazada, y los resultados de las distintas pruebas cognitivas realizadas a los niños cuando habían cumplido los diez años.

Los resultados fueron mejores para los niños de 1958 y 1970 cuyas madres tenían una edad entre los 25 y 29 años. Sin embargo, los de 2001, confirmaron que eran mejores, en cambio sus madres tenían entre 35 y 39 años cuando quedaron embarazadas. El estudio reveló que los hijos de madres mayores son más altos y gozan de una esperanza de vida mayor. También han registrado en la edad adulta menor índice de obesidad y otros trastornos relacionados con la edad que aquellos hijos de madres que dieron a luz cuando tenían menos de 24 años.

Los niños de mujeres de entre 20 y 24 años tenían un 5% por ciento más de probabilidades de padecer enfermedades en la edad adulta, y este dato se dispara hasta el 15 por ciento en el caso de madres entre 14 y 19 años.

Tener el primer hijo con una edad más avanzada, es una tendencia que ha ido creciendo desde la década de los 80. Según los autores de este estudio, se debe a que la mujer está más integrada en el mercado laboral, se ha dedicado más a los estudios y, por lo tanto, ha dilatado más el tiempo en el que crear un compromiso de familia.

Además, es más consciente de los cuidados que requiere su bebé, incluso en el embarazo, por lo que se dan menos casos de encontrarse a gestantes con malos hábitos como el alcohol o el tabaco, por ejemplo. Algo que influye también en el desarrollo, físico y psíquico, de nuestro bebé.

Quizás por todo ello, la atención a su recién nacido, así como la educación y estímulos que le ofrece, son mayores que los que le puede ofrecer una chica más joven que ha decidido ser madre. Sin duda, una buena noticia para todas aquellas mujeres que bien por estudios o por necesidades laborales o económicas, se han visto empujadas a retrasar su maternidad más allá de los 35 años.

El número de años que la madre pasa junto a su hijo es lo que más beneficios reporta a la descendencia a lo largo del tiempo. Nos encontramos que mientras que a principios del siglo pasado, cuando las personas tenían una menor esperanza de vida, las madres jóvenes eran las que pasaban más años al lado de sus hijos que aquellas que los tenían en edades avanzadas. Hoy, la esperanza de vida ha posibilitado que las madres mayores también pasen muchos años junto a sus hijos y, además, son precisamente las de mayor nivel de estudios las que retrasan su maternidad.

Fuentes: newsrep , Guiainfanti

También puedes leer: 

La importancia de la experiencia del nacimiento . La teoría de la reencarnación acerca de la felicidad antes del nacimiento

http://www.mamanatural.tv/la-maternidad-y-la-edad/