Los chistes machistas fomentan los comportamientos sexistas.

Se han descubierto en varios estudios que las revistas masculinas llenas de humor machista provocan comportamientos sexistas en los hombres y en la misma sociedad, un estudio publicado el año pasado en la revista Psychology of Men and Masculinity (Psicología de los hombres y la masculinidad), indicó que las revistas masculinas que se burlan de las mujeres y celebran el exceso de masculinidad están normalizando el sexismo hostil entre los jóvenes y la sociedad, sin distinción de hombres y mujeres.

Un segundo estudio abordó la presuposición de que los hombres que leen chistes machistas en las revistas masculinas los encuentran irónicos y no hostiles (un argumento ampliamente esgrimido por los editores de dichas publicaciones).



Se mostraron chistes extraídos de una revista masculina dentro y fuera del contexto de una publicación a 81 estudiantes universitarios masculinos del Reino Unido y se les pidió que los clasificaran en una escala de hostilidad, ironía y humor. Los investigadores descubrieron que los chistes no se consideraban más irónicos o más graciosos cuando se presentaban dentro o fuera del contexto de una revista.

En un último estudio, los investigadores se preguntaron si los encuestados verían las revistas masculinas de un modo diferente si se les mostraban pruebas de su similitud con el discurso de un violador. Pidieron a 274 estudiantes universitarios de EE.UU., que clasificaran diferentes frases, muchas de ellas hostiles o que describían violencia, y decidieran si creían que procedían de una revista masculina o eran frases pronunciadas por un violador convicto.

Algunos ejemplos, según informó el diario The Independent, incluían:

  • “Si tu chica pone una cara que parece forzada durante el sexo, entonces está fingiendo que disfruta contigo, pero si parece que le estén dando un puñetazo en los riñones, entonces es que ha llegado a ese momento”.
  • “Si la chica con la que has quedado para ir a tomar una copa no se abre de piernas, piensa en esta estadística matemática: el 85 por ciento de los casos de violación no se denuncian”.
  • “Ya sabes, las chicas en general están bien, pero algunas de ellas son unas putas. Las putas son del tipo que… necesitan que les metan un buen rabo hasta el fondo”.

Solo la última frase fue atribuida a un violador.

De las 16 frases empleadas, los investigadores descubrieron que solo la mitad fueron identificadas correctamente por los estudiantes. Los participantes más tarde indicaron que “creían que las revistas para tíos eran menos legítimas después de haber realizado la tarea de clasificación que antes del test”.

Peter Hegarty, profesor de psicología en la Universidad de Surrey y autor principal del estudio, dice que las revistas masculinas en general “amplían el tipo de sexismo que los hombres encuentran normal”.

“Me empecé a interesar por las revistas para hombres porque las estudiantes a menudo hablaban de ellas como algo ofensivo y difícil de combatir, dado que eran la norma”, explicó a Broadly. “Los hombres que leen mucho este tipo de revistas obtuvieron la mayor puntuación en varias mediciones de sexismo, incluyendo la aceptación de los mitos modernos acerca de la agresión sexual”.

Cuando le pregunté si las mujeres deberían desconfiar de los hombres que leen religiosamente estas publicaciones, sugirió que “procedieran por su propia cuenta y riesgo”.

El informe publicado el año pasado llegó en un momento en que tanto el público como los medios seguían debatiendo el vídeo recién publicado de Donald Trump, del año 2005, en el que alardeaba de haber agredido sexualmente a varias mujeres. Después ahogaría aquellos comentarios tildándolos de “charla de vestuario”.

“Trump alardeaba de haber cometido agresiones sexuales, hizo que millones de mujeres se sintieran menos seguras y negó haberlo hecho acusándolas a todas de sexismo contra los hombres, todo en uno”, indica Hegarty.

La idea del ‘vestuario’ era ni más ni menos que Trump diciendo que todos los hombres hablan de esta forma irónica sin ninguna consecuencia. Pero, según Hegarty, los estudios sugieren que el contexto social tiene repercusiones sobre lo que los hombres machistas consideran que está bien o no.

Fuentes: Broadly.vice 

También puedes leer: El machismo es malo para la salud, según la cienciaLa masculinidad re-pensada