Las mamás también lloran (por miedo, cansancio, soledad…) y se vale

Si necesitas llorar, llora. Así de simple. Se vale, porque desahogar siempre aclara los pensamientos, porque las lágrimas lavan las preocupaciones, date permiso y llora lo que te agobia.