Las emociones pueden generar dolor en nuestro cuerpo

Las emociones afectan la salud: es lo que se conoce como conexión entre mente y cuerpo. Las emociones pueden generar dolor en nuestro cuerpo. ¿Te has parado a pensar alguna vez que tu dolor puede ser un dolor emocional?  ¿Conoces el poder de las emociones sobre tu cuerpo? ¡Y nosotros las ignoramos! 

Las personas que tienen buena salud emocional están conscientes de sus pensamientos, sentimientos y comportamientos. Han aprendido maneras saludables de lidiar con el estrés y los problemas que son parte normal de la vida. Se sienten bien consigo mismos y tienen relaciones interpersonales saludables.

Sin embargo, existen emociones que pueden afectar la salud emocional y provocar fuertes sentimientos de tristeza, estrés o ansiedad que se reflejan en la salud corporal.

Una mala salud emocional puede debilitar el sistema inmunológico del cuerpo, volviéndolo más propenso a padecer resfriados y otras infecciones durante las épocas emocionalmente difíciles. Los investigadores han encontrado una relación más que evidente entre el dolor crónico y el estrés o traumas no superados, un estrés que no cuidas, puede dejar su marca permanente en tu cuerpo. Y cuerpo sólo tenemos uno.

Si algo te duele, es que no estás escuchando a tus emociones.

Dolores cervicales, dolores de cabeza, sensación de ahogo, un nudo en el estómago… ¿Te suenan? Lo más seguro es que hayas sufrido uno o más de uno de estos síntomas. 

El portal littlethings.com ha intentado responder a la pregunta de hasta qué punto existe una relación entre el dolor físico y los problemas de orden emocional como el estrés o la depresión. La doctora Susanne Babble, psicóloga especializada en traumas y depresión, quien ha elaborado un trabajo para la revista Psychology Today en el que afirma que «varios estudios han mostrado que el dolor crónico no solamente es causado por algún daño físico, sino también por el estrés y los problemas emocionales».

Babble sostiene que «a menudo la función del dolor físico es advertir a la persona de que hay que seguir trabajando en el aspecto emocional». Al respecto el doctor Murray Grossan del Instituto Grossan añade que «la primera cosa que hay que saber sobre la enfermedad o la curación es que hay que dejar de tomar sustancias químicas para tratar el estrés y la ansiedad que perjudican el normal tratamiento».

Dolor de cabeza, cuello y hombros

El estrés puede ser la causa de ese dolor punzante en tu cabeza. Lo mejor podría ser reservar un tiempo para relajarte, e incluso, pasar el día en un spa para que desaparezcan todas las tensiones indeseadas. El dolor de cabeza puede indicar un exceso de responsabilidades.

Para los dolores de cuello, de acuerdo con el experto en kinesiología y practicante de Reiki Lori D`Ascenzo, «tu cuello es donde se agarra tu remordimiento y autoinculpación». En este caso, una dolencia en el cuello podría significar que te estás olvidando de ti mismo, y te estás juzgando con demasiada severidad. Ahora podría ser una gran oportunidad, para hacer una lista de las cosas que más te gustan de ti mismo. Si tú te sientes culpable acerca de algo que has hecho también, ahora sería la oportunidad perfecta para disculparse y limpiar los malos humos. El amor a uno mismo, y encontrar los momentos para relajarse, podría ser la clave para el dolor del cuello. 

Respecto a los hombros el profesional kinesiólogo Ros Kitson cree que «sobre nuestros hombros soportamos nuestras cargas. Hablamos de soportar un problema y esto es exactamente lo que estamos haciendo cuando nuestros hombros se tensan y nos causan dolor». En opinión de este experto, podríamos estar ante el momento perfecto para compartir el problema con alguien más, de dejar que tu compañero de trabajo sepa que necesitas un poco de ayuda». 

Cuando duelen las articulaciones como codos y rodillas o nudillos, el trabajo del doctor Alan Fogel en Psychology Today afirma que «todas las emociones tienen un componente motor». A su juico, cuando en las articulaciones aparece un dolor puede tener relación con la propia resistencia a cambiar. Al respecto la rigidez en los codos podría significar que estas siendo demasiado terco o «rígido» en tu vida diaria. Por lo que podría ser el mejor momento para comprometerte con tu pareja sobre esto. O quizás probar el nuevo lugar propuesto para el café con tus amigos. Cambio y compromiso podría ser tu nuevo mejor amigo. 

El portal littlethings reparte sus recomendaciones por otras partes del cuerpo como las rodillas, los costados, las manos o los tobillos. 

Por ejemplo, en el caso de las manos, Lori D`AScenzo «las manos contactan con los demás. ¿Estás agobiado por tu necesidad de comunicar y conectar con los demás? En ese sentido, para este experto en kinesiología, buscar hacer amigos podría ser modo de avanzar. Quizás comer con algún compañero de trabajo antes que hacerlo solo. Las conexiones podrían ser la clave. 

En el caso de los pies, el doctor Adaobi Anyeji que posee una consulta como psicología en California cree que «cuando uno está deprimido, a menudo suele tener una concepción negativa sobre si mismo que suele contribuir a exacerbar sus condiciones físicas presentes». Demasiada negatividad y un insuficiente optimismo podría ser lo que está causando un dolor de piernas crónica. Por ello, este experto recomienda romper con todo intentando que los malos sentimientos desaparezcan. Adaobi Anyeji recomienda alegrarte con las pequeñas cosas y quizás, tú puedas buscar la felicidad en el nuevo bebe de tu prima o primo. Podrías también desear encontrar la felicidad en una nueva mascota o hobby. Una vida más llena podría sustituir a una vida dolorosa.