La foto que puso la depresión postparto sobre la mesa

Kathy DiVicenzo de Cleveland, USA, es madre de dos hijos y solo tuvo que publicar estas dos fotos en su Facebook para generar cualquier cantidad de reacciones…

En una foto se la ve a ella arreglada, jugando y feliz en una habitación. En la otra: ella, en la misma habitación, pero con el rostro visiblemente cansado y apático. “Las dos fotos me representan, pero solo me sentiría cómoda compartiendo una de ellas”, relata en su texto de Facebook. “Necesitamos dejar de asumir que el postparto siempre es una etapa eufórica”, agrega.

Kathy ha sido diagnosticada de depresión postparto, ansiedad y trastorno obsesivo compulsivo. Al contrario de las fotos que comparten la mayor parte de las madres en las redes sociales, Kathy se atrevió a dar un paso más allá para dar visibilidad a una etapa por la que, se estima, atraviesan 1 de cada 7 mujeres.



“Me da miedo que piensen que soy débil, que estoy loca, que soy mala madre o un millón de cosas más de las que mi mente logra convencerme, y sé que no estoy sola y que mucha gente piensa esas cosas”, escribe en la publicación. “Tenemos que empezar a preguntarles a los padres de recién nacidos cómo están con más interés del habitual, porque el típico ‘¿cómo va todo?’ genera la respuesta automática de ‘¡todo genial!’.”

Kathy reconoce que si hay algo más duro que sus problemas psicológicos es “fingir” frente a los demás que no los tiene, por eso pide a madres y padres que rompan el silencio y que expliquen sus experiencias postparto cuando estas no han sido tan positivas.

La publicación fue compartida más de 70.000 veces.

Según el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC), una de cada nueve madres sufre de depresión postparto.

Kathy aparece, en la foto, con sus dos hijos en el suelo de una habitación desordenada llena de juguetes. Su hija mayor intenta llamar la atención de Kathy para jugar, mientras el bebé está recostado en el suelo. La madre, despeinada y vestida con un sujetador mal puesto y un pantalón de deporte, mira directo a la cámara. Podemos ver sus ojeras y lo exhausta que está. Ella está físicamente en la foto, pero se nota que no quiere estarlo.

De acuerdo con el Instituto Nacional de la Salud Mental de los Estados Unidos (NIH), la depresión posparto es “un trastorno del estado de ánimo que puede afectar a las mujeres después del parto”. Aunque no hay una única causa para que esto ocurra, los expertos consideran que se trata de una mezcla de factores físicos y emocionales.

Los síntomas:

Sentirse triste, sin esperanza, vacía o abrumada.

Llorar con más frecuencia de lo habitual o sin razón aparente.

Preocuparse o sentirse demasiado ansiosa.

Sensación de mal humor, irritabilidad o inquietud.

Dormir demasiado o ser incapaz de dormir incluso cuando el bebé está dormido.

Tener dificultad para concentrarse, recordar detalles y tomar decisiones.

Experimentar ira o rabia.

Perder interés en actividades que son generalmente agradables.

Dolores físicos, como de cabeza, problemas estomacales y musculares.

Comer demasiado poco o demasiado.

Evitar a los amigos y familiares.

Problemas de apego emocional con el bebé.

Dudar de la capacidad para cuidar del bebé.