La atención prenatal: clave para un parto exitoso 

Desde su apertura en 1994, en el Hospital Casa en san Miguel de Allende han sido atendidos 10 mil partos naturales y de la escuela han egresado 110 mujeres con la preparación para ofrecer una atención humanizada del embarazo y el parto.

En este lugar se ha rescatado la labor de las parteras y se prepara a las personas que quieran prepararse profesionalmente en la partería. La carrera se realiza en tres años y a partir del segundo año las alumnas se hacen cargo de la atención de las embarazadas.

La garantía para tener un parto exitoso, sin complicaciones, se genera desde la atención prenatal, idealmente a partir del primer trimestre del embarazo para identificar signos de alarma como los niveles de glucosa y presión arterial elevados, el exceso de peso, sus hábitos alimenticios y de actividad física.

Además de la escuela y Hospital Casa en este municipio, se han creado otros con el mismo modelo en Tlapa de Comonfort, Guerrero; en Cuernavaca, Morelos, y en Matías Romero, Oaxaca. Actualmente, la fundadora de Casa, Nadine Goodman, impulsa la campaña “No la dejes sola” con la finalidad de que las mujeres recuperen el control sobre sus procesos de embarazo y parto.

“Elvia lo entiende bien. Tiene dos hijos y el tercero nacerá en el Hospital Casa, donde ha aprendido cosas nuevas como la importancia de tomar agua, alimentarse en forma saludable, hacer ejercicio y cómo va a respirar cuando llegue el momento del alumbramiento.

Eso no le explicaron en el hospital donde tuvo a sus otros dos hijos. De hecho, su experiencia con el segundo fue terrible. El médico decidió no esperar el parto natural y ordenó la cesárea. Por supuesto a Elvia ni le preguntó y todavía otros doctores la agredieron. Uno de ellos tenía gripa. En el quirófano estornudó y le dijo: ahí te van unos cuantos gérmenes.

Lo peor vino después porque le pusieron mal la anestesia. Sintió todo y aunque le dijo al cirujano, éste no hizo caso. Del dolor me desmayé. Cuando desperté ya todo había pasado y no había visto a mi bebé. Así que cuando supo de las parteras de Casa, no lo pensó. Quiere un trato distinto. Ya decidió que tendrá un parto en agua.”

El control prenatal y la atención a la embarazada es de suma importancia para monitorear su salud, va acercando a la mujer al momento del nacimiento y le da seguridad y confianza. Sin embargo, si este control o vigilancia puede ser un verdadero y genuino acompañamiento como el de las parteras, que dedican tiempo y atención a cada mujer que atienden, el proceso cambia mucho pues la atención está centrada en la humanización del parto.

Está comprobado que el modelo de atención parteril ofrece mayor tiempo disponible por consulta a las mujeres, además de que la partera suele tener acceso al estilo de vida y familia de la mujer que atiende y eso le da mas datos que la ayudan a brindarle una mejor atención clínica.

Fuente y desarrollo de texto: Jornada

También puede leer: 

Beneficios del Masaje Prenatal

7 cosas en las que el segundo embarazo es diferente del primero