fbpx
Familia, Ser Padres

La adicción al celular de los padres causa daños a los niños

  • Nuestros hijos merecen ser mirados a los ojos, nosotros merecemos participar de manera presente en la crianza de nuestros hijos, en la formación y edificación de nuestra familia.

La adicción al celular de los padres causa daños a los niños… esto es ninguna novedad, pero a veces necesitamos datos duros que nos comprueben lo que ya a todas luces es evidente. Numerosos investigadores ya están alertando de que hay muchas personas con teléfono móvil que están sufriendo problemas físicos y psicológicos como ansiedad, palpitaciones y sudores cuando olvidan el móvil en casa, su tarjeta de prepago se queda a cero, se quedan sin cobertura o sin batería.

La tecnología llegó para quedarse y es cierto que gracias a ella hemos tenido muchos avances que han beneficiado al ser humano. Pero, así como trae beneficios también ha traído distanciamiento entre las personas y bueno hay casos que hasta muerte ha traído el uso del celular en nuestra vida diaria. 

Por primera vez, se empieza hablar de que las nuevas tecnologías han  pasado a formar parte de las denominadas adicciones psicológicas o adicciones sin drogas. Según los expertos, la adicción al móvil la sufren 1 de cada 1.000 personas que utilizan el móvil, y dicen que está afectando principalmente a jóvenes y adolescentes y muchos de ellos son padres y madres de familia.

En un artículo de la pediatra Jenny Radesky del Boston Medical Group, señala que el uso desmedido de teléfonos celulares por los padres está afectando la relación con sus hijos y con los demás miembros de la familia. 

El estudio indica que, tras la investigación, que las interacciones cara a cara de padres con los hijos, desde sus primeros días de vida, son muy importantes para el aprendizaje, comportamiento y desarrollo emocional, generando confianza y una sana convivencia con los hijos.

A través de este contacto directo los niños pueden desarrollar de mejor manejar su lenguaje, así como sus emociones y como trabajar con ellas. No hay mejor forma de conocer a una persona que conversando con ella y observándola sobre todo en esta primera etapa de la vida donde los niños desarrollan la personalidad y lo que pueden ser en el futuro.

Recientes estudios indican que un niño puede ser afectado a nivel cerebral si está en un ambiente lleno de violencia y obviamente esto afecta en su crecimiento.

En el mismo estudio se encontró que los niños que tenían padres que se la pasaban mucho tiempo en el celular tenían tendencia a a portarse mal para llamar su atención y también los padres estaban más irritables.

Además del distanciamiento que nos ocasiona la adicción al celular, hay otros efectos evidentes que pueden ser:

  • Aislamiento de los demás y soledad
  • Comportamiento alterado 
  • Alteraciones del estado de ánimo
  • Comportamiento compulsivo
  • Problemas de comunicación 
  • Problemas con el lenguaje, pues ya no nos detenemos a escribir bien, sino que lo importante es la rapidez 
  • Peligro de hacer contactos no demasiado buenos como quedar con desconocidos, que pueden traer consecuencias negativas. 
  • El comportamiento adictivo hace ser muy sensible a los juicios y valoraciones de los demás y acrecienta los sentimientos de inseguridad
  • Se puede llegar al fracaso escolar o laboral y a la agresividad.
  • En los casos más graves, se puede llegar a robar y a mentir con tal de tener un móvil porque la adicción es capaz de anular todo nuestro control como personas. 

La psicóloga Catherine Steiner-Adair, autora del libro ‘The Big Disconnect’ (La Gran Desconexión), advierte que cuando los padres dan más prioridad a sus dispositivos móviles que a sus hijos, puede haber consecuencias emocionales profundas para el niño, ya que lo interpretan como que no son lo suficientemente importantes o interesantes para sus papás, se sienten rechazados y esto afecta la relación con los padres, la autoestima y su desempeño social.

Según explica el Dr. Jack Shonkoff de Harvard cuando un bebé escucha a la gente a su alrededor hablándole por unos meses, al poco tiempo comienza a responder con sonidos, balbuceos, o chillidos.  Shonkoff destaca que la importancia de hablar y escuchar a los niños no debe disminuir en la medida que crecen, sino al contrario, debemos seguir interactuando de forma más afectiva y poner reglas en casa para limitar el tiempo que los niños dedican a ver la tele, jugar videojuegos o con la computadora, ya que estas actividades no estimulan el área del lenguaje del cerebro de la misma manera que una conversación cara a cara.

Nuestros hijos merecen ser mirados a los ojos, nosotros merecemos participar de manera presente en la crianza de nuestros hijos, en la formación y edificación de nuestra familia… Piénsalo. Tiempo de calidad, menos celular y mas tiempo con nuestros hijos, lo demás muchas veces puede esperar.

Fuentes: Padresehijoshttp://www.psicologia-online.com/autoayuda/adiccion-movil/adicion_telefono.shtml

También puedes leer: ¿Cómo la tecnología puede afectar a nuestros hijos?Limitar el uso de mi celular me ha conectado mas con mi familia

Artículo AnteriorPróximo Artículo

Alojado en Next.LA