Jugando y jugaaaando, conectados por siempre…

El valor del juego en la relación madre-hijo, padre-hijo(s) es absoluto, profundo, magico y gratis!!!

Si bien es cierto que los límites con amor crean la más sana de las relaciones, lo es también que el juego crea la más profunda y solida conexión entre tu hijo (hijos) y tú.

Y la verdad es que no es dificil, se trata de hacer un viaje en la máquina del tiempo a tus siete años, de quitarte los zapatos y dejar que su imaginación haga el resto… Inventar aviones de colores, volar en ellos, viajar a las profundidades del mar, encontrar tesoros escondidos, bailar en el mar, si a mitad del mismísimo oceano, mientras la risa y las miradas complices hacen lo suyo…

Regálate y regálales a tus hijos la bendición del juego, porque esas memorias serán sus propios tesoros para el resto de sus días…

Amoooor,

CL

Redacción

Redacción

Comparte el artículo

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email