Indígena mexicana gana mayor galardón ambiental en el mundo

Leydy Aracely Pech Martín es una de las ganadoras de El Premio Ambiental Goldman que entrega la fundación con el mismo nombre por su trabajo en la defensa del medio ambiente en las comunidades mayas de la zona de Hopelchén, en Campeche.

La ambientalista y apicultora maya vio con preocupación que luego de los permisos otorgados por la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo, Pesca y Alimentación (SAGARPA) en 2012 a la empresa transnacional Monsanto para el cultivo de 235 mil 500 hectáreas de soya genéticamente modificada, las abejas comenzaron a morir masivamente.



Goldman Prize
Foto: CEMDA

Era por los pesticidas que se utilizaban. Leydy comenzó a organizarse con las mujeres dedicadas a la apicultura en Muuch Kambal A.C. y con el Colectivo de comunidades Mayas de los Chenes para denunciar que los permisos otorgados a Monsanto no respetaron el derecho a la consulta y el consentimiento libre e informado, así como la libre determinación y a un ambiente sano.

Goldman Prize

La batalla judicial llevó varios años, pero en noviembre de 2015 la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) confirmó la violación a los derechos de las comunidades indígenas y suspendieron los permisos otorgados a Monsanto hasta que no se llevara a cabo la consulta a los pueblos.

No obstante, Monsanto desoyó la orden de la Suprema Corte y continuó sus actividades. Las mujeres apicultoras no se dieron por vencidas y continuaron con su lucha legal. En septiembre de 2017, el Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (SENASICA) revocó el permiso que tenía Monsanto para el cultivo de soya en siete estados. El 18 de agosto de 2020, la Sala Especializada en Materia Ambiental y de Regulación del Tribunal Federal de Justicia Administrativa ratificó la decisión.

Koolel-Kaab “mujeres que trabajan con abejas”,  del poblado de Ich Ek

Se trata de la primera vez que el Estado Mexicano toma medidas para proteger a las comunidades y al medio ambiente de los cultivos de Grupo Monsanto.

México es el sexto productor de miel más grande del mundo y un 40 por ciento de la producción nacional de miel proviene de la península de Yucatán. De acuerdo con datos del, Golman Prize, 25 mil familias dependen de la producción de miel como su medio de vida.

La batalla aún no acaba. El Centro Mexicano de Derecho Ambiental revela que Campeche es el estado más deforestado de la Península de Yucatán. En 2019, perdió 53 mil hectáreas de bosque natural por la agricultura industrial que genera la deforestación a gran escala.