Importancia de la autorregulación en los niños

         
Por: Redacción

La autorregulación consiste en saber regular nuestros pensamientos, sentimientos y acciones para poder lograr nuestros objetivos.

En los niños significa que sean capaces de regular lo que piensan, lo que sienten, para que puedan saber manejar sus acciones y responder a cualquier situación que se les presente en la vida, de una manera positiva, productiva, de una manera que sea de beneficio para ellos mismos y para los demás.

Muchos de los temas o problemas de conducta suceden porque los niños no saben auto regular sus emociones y la base de la autoregulación son los límites que no siempre son sinónimo de disciplina o de castigos.

La autoregulacion es el control de los estados, impulsos y recursos internos que cada persona tiene. “En el griego antiguo llamaban sophrosyne al cuidado e inteligencia en la conduccion de la propia vida, un equilibrio templado, los romanos lo llamaban temperantia”.

Para Rudolph Schaffer, la autorregulación cuenta con 5 fases:


Cada fase es fundamental para el desarrollo de los niños. Dependiendo de la edad los niños van teniendo cambios y modelaciones de conducta y para así llegar a la autorregulación emocional.

¿Qué es la autorregulación emocional?

“La autorregulacion emocional experimenta cambios en los años de preescolar. La autoregulacion emocional también es el conjunto de estrategias empleadas para ajustar nuestro estado emocional a un nivel de intensidad en el que podamos funcionar adecuadamente” a partir de los 2 años los niños comienzan a expresar y hablar de sus sentimientos lo que los ayuda a reducir la intensidad de los mismo. Una estrategia que usan los preescolar para controlar sus emociones negativas es la distraccion.

La autorregulacion emocional comprende:

• El control de la emociones e impulsos destructivos.
• Autodominio para resistir las tormentas emocionales.
• Capacidad para gestionar la ansiedad.
• Capacidad para tranquilizarse y consolarse uno mismo.
• Capacidad para aplazar las recompensas.
• Capacidad para canalizar de forma adaptativa las emociones y sentimientos.

Se trata de ser consciente de lo que se siente, buscar la serenidad de la naturaleza para relajarse. El paso más importante es comunicar los sentimientos que se tienen.

Es importante conocer la regulación emocional que es la capacidad de controlar los impulsos y sentimientos conflictivos. Con esta se busca un equilibrio entre la expresión de los sentimientos y el control de los mismos.

Emociones Fundamentales:

Recordemos que los niños aprenden desde el ejemplo. Un adulto regulado siempre va a ser un ejemplo para que el niño sepa como regularse. Es importante que los niños aprendan a identificar sus emociones: enojo, tristeza, miedo y que es lo que pueden hacer para tranquilizarse y, en el momento que se tranquilizan, hacer una pausa entre lo que les sucedió y su respuesta, en vez de reaccionar inmediatamente a lo que ocurre. Es aprender a responder en lugar de reaccionar.

La escuela es un lugar donde los niños pasan mucho tiempo y están expuestos a experimentar diferentes emociones. Ahí les ocurren conflictos y podemos aprovechar la oportunidad para que a partir de estos conflictos que se presentan diariamente, enseñarles diferentes estrategias para la autorregulación. Enseñarles qué pueden hacer en vez de pegarle a alguien si es que están enojados, qué pueden hacer en vez de quedarse callados si algo les molestó. La escuela representa un lugar donde se manifiestan muchas posibilidades para enseñar habilidades de autorregulación a los niños. La idea es usar todas estas oportunidades como una enseñanza y no como una excusa para parar el comportamiento, para detener el conflicto sin que los niños aprendan algo.

Te puede interesar:

¿Cómo ayudar a los niños introvertidos a participar en la escuela?

El poder de Papá…el poder de lo masculino