Herramientas para la vida, el mejor regalo que podemos dar a nuestros hijos.

Los padres tenemos muchas cosas en la cabeza, pero hay una que es nuestra prioridad por sobre todas las cosas y esa es la felicidad de nuestros hijos.

Y que más es la felicidad sino la capacidad de disfrutar de la vida, es también ese sentimiento que nos permite gozar de la satisfacción y la plenitud.

 

Es fácil definir y entender que es la felicidad, aunque en la práctica a veces perdemos el camino. Y es que en la constante búsqueda por brindarle a nuestros hijos los elementos para su bienestar, perdemos de vista uno muy importante. Para ser felices necesitamos desarrollar la capacidad de la autonomía.

 

Desarrollar su autoestima, la oportunidad de cometer errores y aprender de las caídas son algunas de las herramientas que nos ayudan a desarrollar esa autonomía. Pero también hay sistemas sólidos y probados que están acuñando casos de éxito, que permiten a sus usuarios reforzar habilidades matemáticas y lingüísticas que desafortunadamente no siempre se pueden adquirir de manera óptima en las escuelas.

 

No es un secreto que durante la aplicación del Programa para la Evaluación Internacional de los Estudiantes conocida como PISA por sus siglas en inglés, que mide el desempeño de estudiantes en sistema de educación básica arrojo resultados poco alentadores en la mayoría de los países latinoamericanos, los cuales obtuvieron promedios por debajo de la media que indica que se lograron las competencias evaluadas (matemáticas, ciencia y comprensión lectora).

Por supuesto que estos resultados nos preocupan, y no por que le demos importancia a un número, sino porque aún alejándonos del concepto de las calificaciones lo cierto es que no vemos a nuestros hijos aplicando esos conocimientos a su vida diaria.

 

Es momento de revolucionar la educación que les damos a nuestros hijos, busquemos la manera de llenar esos sesgos, esos vacíos, el arte, el deporte y otras actividades extracurriculares se pueden convertir en nuestros mejores aliados.

 

Y para reforzar matemáticas, lectura e inglés podemos asistir a un mismo lugar, lo centros de aprendizaje KUMON, que cuentan con más de 60 años de experiencia y tienen presencia en más de 50 países en los 5 continentes enseñando desde el siglo pasado a millones de niños y adolescentes a aprender para la vida.

El sistema KUMON fue desarrollado por un padre -profesor de matemáticas- que como tú quería darle ventajas académicas a su hijo, diseñando un programa que avanza estratégica y constantemente, permitiéndoles a sus alumnos entender que todos los días pueden construir un logro, y que en ese logro hay un proceso de ensayo y error.

 

Por lo que tus hijos no solamente desarrollarán sus competencias matemáticas y lingüísticas, sino que también fortalecerán su autoestima, se volverán autodidactas y autónomos. Y en conjunto florecerán habilidades de inteligencia emocional que los ayudarán a ser eso que todos los papás queremos para nuestros hijos, los ayudarán a ser FELICES.