EXTRAÑAS COINCIDENCIAS ENTRE EL COVID-19 y el VIH (SIDA)

         
Por: Gabriela García de Liaño

El pánico que se está generando en nuestro entorno debido al coronavirus es evidente.

Y sólo se habla de los muertos, contagios y posibles casos alrededor del mundo y nuestro país. Pero nadie habla de las investigaciones. Es inminente también informar sobre los estudios científicos que recientemente han sido publicados en el mundo con respecto a la configuración molecular y comportamiento del virus en nuestro sistema.

Ya muchos hemos escuchado e incluso visualizado la forma física del virus que es parecida a una piñata con picos. Estos picos denominados “spikes” son la parte que se conecta con nuestros receptores celulares y esa conexión genera su alto potencial infeccioso.

Existen muchos factores en común entre el VIH (virus de inmunodeficiencia adquirida) y el COVID-19. Según el Dr. Marco Ruggiero, doctor en biología molecular y autor del “Protocolo Ruggiero-Klinghardt” el cual representa un salto cuántico en el diagnóstico y la terapéutica médica, con beneficios la salud humana comparables a las del descubrimiento de los rayos X o ADN; indica que dos organismos diferentes: el VIH (un retrovirus), y el COVID-19 (un virus); muestran entre sí muchos factores en común.

Coincidencias entre VIH y COVID-19, de acuerdo al Dr. Ruggiero:

  1. Ambos organismos tienen ARN en su ácido nucleico, en lugar de ADN.
  2. Necesitan estas agujas llamadas “spikes”, indispensables para que los virus ataquen las células humanas.
  3. Para iniciar un proceso infeccioso, ambos requieren de la presencia de ciertas enzimas en el cuerpo llamadas proteasas para madurar sus “spikes” y a través de esas agujas, conectarse rápidamente con nuestros receptores celulares y enfermarnos.
  4. La proteasa que necesitan estos organismos para fortalecer sus agujas se llama furina y todos tenemos en nuestras células furina. La furina no sólo puede activar HIV, también coronavirus, ántrax y SARS.

El 2 de febrero del presente, un estudio dado a conocer en bioRxiv (“bio- archive”) -una biblioteca electrónica dedicada a las biociencias y auspiciado por el Cold Spring Harbor Laboratory, una institución de investigación y educación sin fines de lucro- fue difundido un estudio de investigación científica, titulado “Uncanny similarity of unique inserts in the 2019-nCOV espine proteína to HIV-1 gp120 and Gag” de la autoría conjunta de 10 investigadores (Prashant Pradhan, Ashutosh Kumar Pandey, entre otros) de: Kusuma School of Biological Sciences del Indian Institute of Technology de Nueva Delhi, así como la Acharya Narendra Dev College de la Universidad de Nueva Delhi.

En el artículo de investigación científica, se describe el comportamiento molecular del coronavirus actual, donde descubren que la cadena de aminoácidos del nuevo coronavirus presenta inserciones de VIH. El Dr. Ruggiero explica que las agujas o “spikes” tienen terminaciones como puntas de flecha que determinan si el virus afecta a animales o a humanos y que estas puntas de flechas en los spikes del nuevo coronavirus son las inserciones de VIH que hacen que el COVID-19 sea altamente infeccioso, es decir, que las puntas de flecha son ahora partes de VIH. Esta es una diferencia sustancial respecto a coronavirus existentes anteriormente que solo afectaban a animales y no a humanos.

En este documento científico, los investigadores de la India, declaran que este hallazgo “es improbable que sea fortuito en la naturaleza”. Resulta extraño que días después de la publicación en el sitio, el artículo de investigación fue removido y esta información generó una gran cantidad de Uncanny similarity of unique inserts in the 2019-nCoV spike protein to HIV-1 gp120 and Gag” cuestionamientos sobre teorías de conspiración, las cuales además del sentido común -ante las extrañas coincidencias- invitan a inferir si el COVID- 19 fue creado en un laboratorio y se escapó, a propósito, o no. Lo anterior apoyado en las afirmaciones de dichos científicos al indicar que no es probable que sea fortuito encontrar secuencias de VIH en un coronavirus. La realidad, es que a la fecha no se conoce de dónde viene este coronavirus.

Lo relevante de estos descubrimientos, es que de esta extraña similitud -que no parece una simple coincidencia- entre las puntas de flecha de los “spikes” del VIH y los “spikes” del COVID-19, surge la posibilidad de que las medicinas que se utilizan para VIH también sean efectivas para tratar esta nueva infección viral, ya que ambos organismos necesitan de proteasas para ser activados en el cuerpo humano.

Sobre esta misma línea de investigación, el 19 de febrero, la revista científica Nature Biotechnology, que desde su primera publicación en 1869 comparte, al mundo los descubrimientos más significativos y avanzados sobre los retos que enfrenta la sociedad en materia de genética, biología, química, y otras ciencias, publicó el artículo “Four ways researchers are responding to the COVID-19 outbreak” de la autoría de Amanda B. Keener, en donde comparte que se están haciendo pruebas clínicas en pacientes en hospitales donde se ha demostrado la efectividad de los inhibidores de proteasas utilizados para VIH en casos de coronavirus. Aparentemente, lo que funciona para VIH puede funcionar para el coronavirus también.

Mientras tanto, una investigación realizada en China denominada “Furin, a potential therapeutic target for COVID-19“ de la autoría de Canrong WU, Yueyiing YANG, entre otros, revela que encontraron inhibidores potenciales de furina, la proteína que activa los “spikes” del coronavirus para que se propague en el cuerpo humano. Entre los posibles inhibidores de la activación del COVID-19, que se presentan en el documento, están: ácido fólico, L-agrinina y glutatión. A su vez, los chinos, teniendo este conocimiento ancestral de miles de años sobre herbolaria, incluyen también en esta investigación una lista de potenciales inhibidores de esta proteasa que activa el coronavirus, derivados de plantas medicinales. La lista es de 14 plantas orientales donde la más popular es camellia sinensis, mejor conocida como té verde.

Esta investigación sobre los posibles inhibidores de proteasas, son importantes evidencias para el trabajo que realizo como Especialista en Salud Holística, ya que la terapia que se usa para restablecer la salud de los pacientes, está basada en la alimentación y uso de suplementos reguladores del funcionamiento del cuerpo ya que el consumo de ciertos alimentos muestra una fuerte influencia en la salud.

También se ha demostrado que las plantas son buenas fuentes de inhibidores de proteasas, que protegen al cuerpo en general de enfermedades. Se han encontrado inhibidores en legumbres, cereales y ciertas frutas como manzana, plátano, piña y pasas; también en vegetales como col, pepino, papa, espinaca y jitomate.

Por lo tanto, recomiendo que en este período de vulnerabilidad y posible contagio den prioridad al consumo de una dieta basada en su mayoría en plantas, donde incluyan:

  • Té verde
  • Alimentos que contienen ácido fólico como frijol, lentejas, chícharos,espárragos, hojas verdes, betabel, cítricos, coles de bruselas, brócoli,

    nueces y semillas, papaya, plátano y aguacate entre otros.

  • Alimentos que contienen arginina como las pepitas de calabaza,garbanzo, lentejas, espirulina.
  • Alimentos que aumentan tu producción de glutatión como kale,brócoli, coles de bruselas, coliflor, ajo y cebolla.

    Asimismo, médicos de la Sociedad Internacional de Medicina Ortomolecular recomiendan fortalecer el sistema inmunológico con los siguientes suplementos (dosis diarias de adulto):

  • Vitamina C: 3,000 mg divididos en varias tomas al día
  • Vitamina D3: 2,000 ui
  • Magnesio: 400mg
  • Zinc: 20mg
  • Selenio: 100mcgAlimentos ricos en estas vitaminas y minerales son: cítricos, hojas verdes obscuras (kale, espinaca, acelga, cilantro, perejil), chile, guayaba, pimientos, moras, kiwi, brócoli, col de bruselas, papaya, fresas, nueces, almendras, nuez de la india, nuez brasileña, semilla de girasol, avena, ajonjolí, quinoa, huevo, lentejas, garbanzo, frijol, aguacate, ostiones, sardinas, salmón, chocolate amargo y champiñones. Procura que tus alimentos en su mayoría sean de origen agroecológico, es decir libres de hormonas, pesticidas y fertilizantes químicos. Para aumentar la producción de vitamina D toma 15 minutos de sol sin protección solar diariamente.

Y como sabiamente lo decía el padre de la medicina Hipócrates de Cos hace 2,400 años:

“Que tu alimento sea tu medicina y tu medicina sea tu alimento”.

page2image1793088

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.