EU deporta a mil 500 niñas y niños migrantes durante la pandemia denuncia UNICEF

          Photo by Joshua Clay on Unsplash
Por: Laura Barranco

Unicef denunció que de marzo a la fecha, Estados Unidos ha obligado  al menos a mil niñas y niños migrantes no acompañados a retornar a México y Centroamérica. Y a otros 447 los deportó.



 

Esto a pesar de que los riesgos a los que se enfrentan, se hayan incrementado durante la pandemia.

 

Además, UNICEF alerta que se están perpetrando actos de violencia y discriminación contra los repatriados, a los que se percibe como infectados por COVID 19 y cuya protección se ve en riesgo durante la reintegración.

 

Henriquetta Fore, directora ejecutiva de UNICEF, advierte que “obligar a un niño a regresar a una situación de inseguridad nunca es una opción si se quiere velar por su interés superior”.

 

Es decir, estas niñas y niños viven una doble discriminación la primera en su derecho humano a migrar, no lo hacen por aventura, ni por rebeldía, lo hacen por buscar sobrevivencia a los contextos de violencia y pobreza que privan en sus lugares de origen y con el único interés de una vida digna.

 

Estados Unidos no reconoce este derecho humano a la migración y el segundo acto de discriminación es al ser deportados. Los habitantes de los países donde son devueltos aun cuando sean originarios de ahí los rechazan y ven como foco de infección del coronavirus.

UNICEF destaca la falta de capacidad de sistemas de protección infantil en México y en Centroamérica, así como de ofrecer equipos de protección y pruebas para determinar si tienen COVID 19.

 

UNICEF hace un llamamiento a todos los gobiernos para que pongan fin a las devoluciones y deportaciones de niños no acompañados o separados, así como a niños con sus familias sin protección adecuada previa y exámenes de salud. UNICEF también insta a los gobiernos a tomar medidas concretas adicionales para proteger el bienestar de los niños desarraigados.

Estas medidas incluyen:

  • Defender el derecho de los niños a solicitar asilo y reunirse con miembros de la familia;
  • Acabar con la detención de todos los niños por el estado migratorio de sus padres, proporcionando a las familias solicitantes de asilo y migrantes alternativas que no conlleven la detención.
  • Garantizar el acceso equitativo a las pruebas de COVID-19 y tratamiento, así como acceso a información de prevención y a servicios de agua y saneamiento;
  • Garantizar que las autoridades competentes de protección determinan caso por caso la mejor solución de acuerdo al interés superior del niño, antes de que se tomen decisiones sobre si debe ser retornado o no a su comunidad;

Trabajar con los países y las comunidades de origen para abordar los miedos derivados de la COVID-19 a través de la información para asegurar que las personas retornadas puedan ser

  • reintegradas de manera segura y que reciban los servicios esenciales;
  • Apoyar los sistemas de protección para que puedan seguir funcionando los servicios esenciales para los niños vulnerables, incluyendo los niños migrantes y refugiados.

Más que quedarnos en la alarma y la indignación, hagamos hoy algo por todas estas niñas y niños. Apoyemos a través de UNICEF donando.




Deja un comentario