#EtiquetadosClarosYA llegan a la parte frontal de los productos

Este fin de semana comenzaron a reportarse en redes sociales fotografías de diversos productos con los etiquetados sobre su valor nutrimental, aprobados en octubre de 2019 en el Congreso de la Unión.

Se trata de una batalla ganada después de un largo periodo de presiones y reticencias de la industria de los alimentos procesados. El 27 de marzo se publicó el decreto de la Norma Oficial Mexicana 051 que contemplaba un plazo de 180 días para etiquetar todos los productos.



Dicho plazo culmina el primero de octubre próximo. Algunas empresas como Hershey’s intentaron suspender este plazo, no obstante la semana pasada un tribunal federal rechazó conceder el amparo.

La empresa había argumentado que fue “inoportuna” la publicación de la norma en medio de la emergencia sanitaria por la pandemia de COVID 19 y también planteó la necesidad de agotar su inventario existente al 31 de junio de 2020.

Afortunadamente los magistrados integrantes del Décimo Octavo Tribunal Colegiado en Materia Administrativa declaró infundada la demanda de amparo y advirtió que de conceder la suspensión de la medida se vulnerarían disposiciones de orden público y se afectaría el interés social.

Además, argumentó que los etiquetados tratan de prevenir el consumo de productos que excedan los límites máximos de contenido energético y nutrimentos críticos.

¿Qué son los etiquetados claros? 

En 2014, la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS) implementó de manera oficial un etiquetado propuesto por la propia industria de los alimentos: Guías Diarias de Alimentación (GDA).

Se caracterizaba por su complejidad para leerlo y entenderlo, su nulo sustento científico y dificulta la posibilidad de elegir por opciones saludables.

Imagen: etiquetadosclaros.org

Con lo contemplado ahora en la NOM 051, se genera mayor comprensión para la población, facilita elecciones saludables y alerta sobre el alto contenido de azúcar, sodio, grasas saturadas y la energía total, está basado en evidencia científica y recomendaciones de organismos autorizados a nivel internacional.

Además, un producto con estos sellos no debe venderse en las escuelas ni publicitarse ante menores de edad. Una experiencia similar se vive en Chile. El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) ha calificado el etiquetado frontal de alimentos en México como uno de los mejores del mundo.

“Contempla las mejores experiencias internacionales y la evidencia científica más actualizada y relevante por lo que podría incluso convertirse en un ejemplo para otros países“, manifestó Christian Skoog, representante de UNICEF en México.

Imagen: El Poder del Consumidor

Este fin de semana, diversos usuarios de redes reportaron que algunos productos ya presentan el octágono con fondo negro y las debidas advertencias. Es decir algunas empresas no están esperando a que el plazo de 180 días se agoten y, al parecer, ante la emergencia sanitaria en la que nos encontramos por la pandemia y agravada por los niveles de obesidad, sobrepeso y enfermedades derivadas, han decidido etiquetar claramente sus productos YA.

En días recientes, el doctor Hugo López Gatell, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, ha manifestado en reiteradas ocasiones la situación en la que nos encontramos frente al COVID 19. Las empresas del ramo se han inconformado por sus expresiones, no obstante no es el único que lo plantea.

Instancias como la OMS, FAO y la UNICEF, así como diversas instancias civiles nacionales e internacionales coinciden.