Estudiantes en Finlandia solo van 4 horas a clase, no hacen tarea y aprender mejor

No es un secreto que la educación de Finlandia es una de las mejores, esto según los informes del Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes (PISA), pero de donde radica el éxito de su educación

Pues bien, el éxito finlandés se debe a que encajan tres estructuras basicas: la familia, la escuela y los recursos socioculturales (bibliotecas, ludotecas, cines…).



Los tres engranajes están ligados y funcionan de forma coordinada. Los padres tienen la convicción de que son los primeros responsables de la educación de sus hijos, por delante de la escuela y complementan el esfuerzo que se hace en el colegio

Lejos de estimular la eficiencia y la competitividad, su sistema público personaliza la enseñanza y valora la creatividad por sobre los resultados. ¿Es el mundo del revés? No, es Finlandia, una sociedad que revolucionó la escuela dando a la infancia más tiempo para jugar.

Los finlandeses se dieron cuenta que el sistema de calificación tradicional, la eficacia y la productividad como objetivos principales en la educación de sus hijos, no eran más que una trampa.

Así fue que decidieron cambiar de paradigma y el resultado fue asombroso: desde el año 2000, sus alumnos obtienen los mejores promedios mundiales y el nivel educativo finlandés está entre los más altos del ranking.

En Finlandia mas del 70% de las familias van a la biblioteca el fin de semana, práctica que no se tiene en otros países, este estímulo de la lectura en casa resulta fundamental para el desarrollo y educación de los estudiantes. 

“Los niños aprenden a través del asombro”, dice la investigadora canadiense Catherine L’Ecuyer. “La educación en el asombro consiste en respetar la curiosidad, que es motor del aprendizaje del niño; Tomás de Aquino la llamaba ‘el deseo de conocer’. No tendrían que existir los deberes escolares y, si los hubiera, deben ser en cantidad razonable, adecuada para la edad. ¿Qué sentido tiene, por ejemplo, que el poco tiempo que queda para la vida familiar se emplee en acabar los deberes a las 9 de la noche? La infancia es la edad del juego, de la imaginación”.

 

 

“Aquí la educación se centra en los estudiantes”, dice la docente Meghan Smith. “Cuando tuvimos que remodelar el patio de juegos, los arquitectos hablaron con los niños para ver qué deseaban. Tratamos de enseñarles la importancia de ser felices, que respeten a los otros y a sí mismos”, dice otro docente. “El sentido de la escuela es aprender a descubrir qué te hace feliz”. 

Fuente: ABC , RumboDigital

También te puede interesar: 31 cosas que tus hijos deberían estar haciendo en lugar de la tarea , La ONU prohibe hacer las tareas escolares