Endometriosis, la enfermedad que padecen millones de mujeres en el mundo

Endometriosis, la enfermedad que padecen millones de mujeres en el mundo. La endometriosis es una enfermedad crónica caracterizada por la presencia anormal de tejido endometrial fuera del útero, que afecta ovarios, trompas de Falopio, ligamentos que sostienen al útero, el área entre la vagina y el recto, la parte exterior del útero y el revestimiento de la cavidad pélvica. En todos los casos, se produce inflamación, dolor y posteriormente lesiones y cicatrices que adhieren los órganos entre sí, dañando la anatomía normal de la pelvis y sobretodo su función reproductiva.

Sus síntomas son variados, su diagnóstico confuso y su tratamiento complejo, pero se estima que la sufren entre un 10 y un 15% de todas las mujeres en edad fértil: 176 millones en todo el mundo. La endometriosis es una de las enfermedades ginecológicas más comunes y se cree que es responsable de la mitad de todos los casos de infertilidad que carecen de explicación. Pero, pese a esto, es desconocida para gran parte de la sociedad.



La endometriosis presenta dos síntomas clave:

  • Dolor menstrual, crónico e intenso en la pelvis e infertilidad. El dolor puede aparecer antes, durante o después del período menstrual, durante la ovulación y en las relaciones sexuales.
  • Otros síntomas incluyen fatiga, defecaciones dolorosas durante los períodos menstruales, dolor en la parte baja abdominal y espalda, diarrea y/o estreñimiento.

La endometriosis es la tercera causa de hospitalización ginecológica, sin embargo, continúa siendo una enfermedad sub diagnosticada dado que culturalmente se aceptan como “normales” los fuertes dolores menstruales. De esta forma, su diagnóstico se demora entre 7 y 12 años. El interrogatorio con la paciente y el dolor menstrual intenso hacen sospechar la presencia de esta afección tan frecuente en las mujeres. El diagnóstico se confirma con una cirugía laparoscópica.

La causa es desconocida y no se dispone aún de tratamiento curativo. El diagnóstico precoz y el tratamiento oportuno permiten controlar la afección en un número elevado de pacientes. 

Existe una urgente necesidad de educar y apoyar a las pacientes y a sus familias y, de sensibilizar a la comunidad  para vencer la indiferencia sobre esta problemática.

“La endometriosis afecta a las mujeres en la flor de la vida”, explica en The GuardianLone Hummelshoj, secretaria general de la World Endometriosis Society. “Ataca a las adolescentes y a las mujeres jóvenes cuando deberían estar trabajando, teniendo hijos, haciendo el amor… La mitad de ellas tienen problemas para tener relaciones sexuales porque son demasiado dolorosas”.

Cualquier mujer puede padecer la enfermedad, pero es frecuente que las hijas de una mujer con endometriosis también la tengan.  Hay factores que se relacionan con la aparición de endometriosis como la menarquía precoz (esto es, tener el primer ciclo menstrual antes de los 9 o 10 años), los ciclos menstruales más cortos o largos de lo normal (de menos de 27 días o más de 28) y la menopausia tardía (que está a su vez asociada a la menarquia prematura).

Muchas mujeres desconocen su existencia y no se plantean ir al médico aunque sufran dolores menstruales intensos. Para complicar aún más las cosas, la endometrosis puede desarrollarse sin dolor alguno, lo que no quiere decir que no constituya un problema: 

“Puedes tener una mujer con una endometriosis realmente avanzada pero que es, esencialmente, asintomática, lo que significa que la prevalencia es muy difícil de calcular. 10% es la cifra que está en boca de todos, pero la incidencia real es muy difícil de averiguar”.