El poder de una sonrisa

Las sonrisas son contagiosas, una sonrisa sincera está cargada de múltiples beneficios para ti y para los que te rodean.  Pero,¿qué es exactamente lo que sucede en nuestro cerebro cuando sonreímos?

Una autoridad en neurociencias, Dr. Jaak Pansksepp de la Universidad de Bowling Green State en Estados Unidos, afirma que sonreír es un acto social con el que transmitimos bienestar, envía un mensaje de armonía, y este gesto no es exclusivo de los seres humanos ya que varios animales tienen la capacidad de sonreír y transmitir el mismo efecto.



Es un gesto que comunica, de hecho hay pruebas de que los bebés en el útero sonríen cuando experimentan placer o bienestar. Cuando sonreímos nuestros músculos faciales mandan un mensaje positivo al cerebro. Por lo que al sonreír automáticamente mejoramos nuestro estado de ánimo y lo contagiamos a quien nos rodea.

Pero, que pasa si estoy triste, como puedo sonreír de manera sincera. Para esto contamos con una numerosa colección de recuerdos, basta con evocar una imagen o momento en el que hayas sido muy feliz y esto provocará que se dibuje tu sonrisa inmediatamente, reforzando el mensaje a tu cerebro y produciendo neurotransmisores responsables de la felicidad y el placer que no permitirán que sigas sintiéndote triste o que te deprimas.

La sonrisa es tan fuerte que genios de la talla de Willian Shakespeare o Charles Chaplin motivan a la gente a sonreír, Shakespeare decía que se logra más con una sonrisa que con una espada y Charles Chaplin escribió la canción que hiciera famosa Nat King Cole y Frank Sinatra “Smile” que dice en español:

Sonríe
Sonrie aunque te duela el corazón
Sonríe, aunque se esté rompiendo
Cuando hay nubes en el cielo
Te las arreglaras

Si sonries
A través de tu miedo y tristeza
Sonríe y tal vez mañana
Verás que el Sol brilla por ti

Luz, sube tu cara con alegría
Ocultar, cada rastro de tristeza
Aunque una lágrima puede estar tan cerca
Ese es el momento en que debes seguir intentando
Sonríe, ¿de qué sirve llorar?
Encontrarás que la vida todavía vale la pena
Si solo sonrieras

Ese es el momento en que debes seguir intentando
Sonríe, ¿de qué sirve llorar?
Encontrarás que la vida todavía vale la pena
Si solo sonrieras

Así que recuerda que hay una cura muy accesible para la depresión, es gratis y está en ti, es tu sonrisa.