El mayor consumo de comida chatarra en México es de niñ@s

La obesidad, el sobrepeso, enfermedades como la diabetes y los malos hábitos de alimentación pueden ser factores que determinen la gravedad de la COVID 19 en la población infantil.

De acuerdo al último corte difundido por el Sistema Nacional de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes (SIPINNA), el mayor número de contagios y decesos se ubica en el grupo de edad de 12 a 17 años de edad.



Al 20 de julio se contabiliza un total de 8,542 casos confirmados y 131 defunciones. Casi la mitad de los contagiados son adolescentes.

Imagen: SIPINNA

En Marzo pasado, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) catalogó la situación de obesidad infantil en México como una emergencia de salud pública y exhortó al gobierno mexicano a adoptar cambios inmediatos.

Aunque en 2016, el anterior gobierno declaró una alerta epidemiológica debido a las altas tasas de diabetes y obesidad, la tendencia acelerada al alza se mantuvo. Actualmente se estima que más del 30 por ciento de niñas y niños padecen obesidad y sobrepeso.

Entre los menores de 5 años, 1 de cada 20 están excedidos de peso, pero entre los 6 a 19 años la proporción es de 1 de cada tres. Es importante destacar que de acuerdo a estudios y estadísticas nacionales e internacionales, es en la edad preescolar cuando se consume la mayor cantidad de calorías y esto evidentemente repercute en sus hábitos y salud de las siguientes etapas de vida.

Foto: Noticias ONU

Aunque en México aún no se ha estudiado a detalle las estadísticas que determinen las causas que contribuyeron a que el contagio de COVID 19 derivara en muerte, lo que sí es evidente es la relación entre el grupo de edad (12 a 17 años) con mayor número de contagios es precisamente en el que se ubican los problemas más serios de obesidad y sobrepeso.

De acuerdo con un estudio publicado recientemente en el sitio Jama Pediatrics, la obesidad infantil, al igual que la adulta, parece aumentar considerablemente la gravedad de la COVID 19.

En ese mismo sentido, otro estudio publicado en The Lancet en mayo pasado. “Por sí sola, la obesidad parece ser un factor de riesgo suficiente en gente joven“, advierte.

Por su parte, una investigación publicada en la revista Emerging Infectious Diseases revela que niñas y niños mayores de 10 años y los adolescentes tienen la misma capacidad que los adultos de contagiar el coronavirus.

En cambio, los niños pequeños se estima que tienen la mitad de probabilidad de transmitir el SARS-CoV-2, aún no se determina cuál es la razón, pero podría radicar el su capacidad de respiración (exhalan menos cantidad de aire) y al tener una estatura inferior a los adultos.