El etiquetado frontal de advertencia ya es una realidad

Este primero de octubre de 2020, en México entra en vigor el etiquetado frontal de alimentos y bebidas procesados una exigencia que tenía años sin concretarse.

Se trata de una herramienta que ha demostrado ser eficaz en países donde se ha implementado para combatir enfermedades como obesidad, diabetes e hipertensión, generadas por una mala dieta alimenticia.

Su objetivo es alertar al consumidor sobre el contenido de los alimentos industrializados y si exceden los límites recomendados por la Organización Mundial de la Salud en: calorías, azúcares, grasas saturadas, grasas trans y sodio.

En México, siete de cada 10 adultos y uno de cada tres niños, niñas y adolescentes tienen sobrepeso u obesidad. Esto ha llevado a que el país ocupe los primeros lugares a nivel mundial en estos problemas de salud pública y que la diabetes sea la segunda causa de muerte en el país.

En las últimas décadas, los mexicanos hemos ido sustituyendo los alimentos naturales por los ultraprocesados al grado de que nuestro país es el primer lugar en consumo de este tipo de productos y el cuarto a nivel mundial.

214 kilogramos de este tipo de alimentos se consumen en promedio anualmente y el 30 por ciento del total de la energía que consumimos proviene de alimentos y bebidas ultraprocesadas.

Además de la relación comprobada del consumo de productos ultraprocesados y padecimientos como diabetes e hipertensión, se ha verificado que hay un riesgo específico de complicaciones en personas que contraen COVID 19 y que tienen dichas enfermedades.

Imagen: etiquetadosclaros.org

Se estima que más del 70 por ciento de los decesos por COVID 19 en México tenían alguna comorbilidad, principalmente obesidad, diabetes e hipertensión.

De acuerdo al monitoreo que lleva a cabo la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) de comorbilidades de las defunciones COVID 19 en México: 43 por ciento padecían hipertensión, 37 diabetes, 25 obesidad, y 8 tabaquismo. 27 por ciento de las defunciones no tenían ningún padecimiento.

El etiquetado frontal que entra en vigor fue digno de un premio en la Asamblea General de la ONU de este año y ha sido definido como uno de los mejores en el mundo por la OMS y la Organización Panamericana de la Salud (OPS)

Y uno de sus más claros beneficios es que además de los adultos, niñas, niños y adolescentes lo comprenden.

Imagen: etiquetadosclaros.org

Con información de etiquetadosclaros.org y UNAM.