El desarrollo de los niños índigo y cristal

         
Por: Redacción

El desarrollo de los niños índigo y cristal y claro que también de las niñas…



Se suele escuchar a padres decir que sus hijos, cuando eran más pequeños, mostraban más sensibilidad o intuición, y que a medida que fueron creciendo estas características se disiparon o disminuyeron. Esto, aunque no es nuestro ideal, es parte de un proceso natural. Debemos saber que, como parte de la maduración y arraigo en el mundo material, en un momento, el niño manifestará cierta negación o rechazo hacia lo que antes parecía anhelar o buscar intuitivamente.

Cuando comienza a encarnar en el mundo, a enfrentarse con sus propios desafíos, debe, de alguna manera, alejarse o negar su conexión espiritual. Lo hace para encontrar su independencia y su individualidad, y también busca con ello, fortalecerse en su lugar actual de pertenencia.

Si los queremos ayudar… no presionemos, no los obliguemos a que demuestren o sean lo que esperaríamos que sean. Aquí la clave del cómo educarlos y guiarlos, para que su vuelo en este plano sea más sutil y llevadero.

Si se cree en un mundo competitivo y agresivo, la enseñanza estará enfocada en la supervivencia; en aprender a defenderse desde el individualismo u egoísmo; si se cree que los estados de crisis y angustia pueden ser aplacados con regalos materiales, cada vez que el niño demande atención, intentaremos calmarlo a través de objetos, programas televisivos o juegos de computadora. Pues, si, aquí se está empujando al niño a un abismo de dolor.

La humanidad, el ser humano como todas las especies evoluciona y ha evolucionado. Ya no se trata simplemente de un cambio generacional el que nos separa de nuestros hijos, sobrinos, primos o niños de hoy. Esta nueva era ha llegado con una nueva generación de seres más evolucionados y sensibles, acordes a las nuevas vivencias,  desarrollos y necesidades del planeta y  la humanidad.

Algunos Niños Cristal también parecen tener problemas con la coordinación y con “estar en sus cuerpos”. Para muchos, es su primera experiencia el estar en un cuerpo, y pueden necesitar ayuda para negociar los mecanismos de la encarnación física. Los padres pueden necesitar ayudarlos con Terapia Ocupacional y de Juego, o con clases en creatividad y movimiento corporal tales como el arte y la danza.

Es muy triste ver como, con la complacencia de sus padres, muchos de estos niños resultan etiquetados erróneamente como niños problema, hiperactivos, con déficit de atención, etc. Afectándolos asi para toda su vida; es necesario entender que este tipo de comportamientos pueden deberse a que se trata de seres con diferentes expectativas, necesidades, gustos, comportamientos que no por ello son malos ni buenos, simplemente diferentes.



Los términos “Índigo” y “Cristal” les fueron dados a estas dos generaciones porque describen de manera muy precisa los colores de sus auras y sus patrones de energía. Los Niños Índigo tienen mucho azul índigo en sus auras. Este es el color del “chacra del tercer ojo”, el cual es el centro de energía dentro de la cabeza localizado entre las dos cejas. Este chacra regula la clarividencia, o la habilidad para ver la energía, visiones, y espíritus. Muchos de los Niños Índigoson clarividentes.

Los Niños Cristal tienen auras cambiantes, con hermosos tonos pasteles multicolores. Esta generación también muestra una fascinación por las rocas y los cristales.

Sofía Chufani

También te puede interesar leer: Energías índigo y cristal… niños espirituales¿Qué son los niños cristal e Indigo?