Dormir temprano conduce a niños más saludables y posiblemente más inteligentes

         
Por: Redacción

Estudios recientes demuestran que los niños que se acuestan temprano (entre las 6:00 y las 9:00 p.m) y duermen más tiempo, son más sanos y tienen habilidades cognitivas más fuertes en comparación con los niños que se quedan dormidos más tarde.

Los estudios encontraron que los niños que duermen más tarde – 10:00 pm o más tarde – tomaron más tiempo para quedarse dormidos, y eran más propensos a despertar en medio de la noche.

Los niños que se acuestan temprano no solo duermen mejor, sino también fueron capaces de funcionar a un mayor grado en la escuela. Un estudio realizado a niños de 7 a 11 años de edad, en el que los estudiantes fueron puestos a la cama una hora antes de su rutina normal, durante cinco noches, fueron calificados por sus maestros (que no eran conscientes de la hora de acostarse de los niños) como menos irritables e impulsivos que de costumbre.

En otro estudio, los investigadores informaron que los niños de 18 meses que se acostaron antes de las 10:00 pm tenían un menor riesgo de déficit motor, lingüístico y social en comparación con los niños que se acostaron más tarde.

Dormir bien, suficiente y en el horario correcto hace que la salud de los niños mejore. La hormona del crecimiento se produce durante los ciclos completos de sueño, el sueño crea cambios en las hormonas leptina y ghrelina, que regulan el apetito y el hambre.

Mientras los investigadores señalan que no hay una hora de acostarse estandarizada para los niños, recomiendan que se intente incorporar un horario de sueño más temprano preparando a los niños para la cama de 20 minutos a una hora antes de su horario regular. Vigilar su comportamiento al día siguiente, y ajustar en consecuencia.

Fuente y desarrollo: Redtri

También puedes leer:

¿Cuántas horas de sueño necesita tu bebé?

Colecho: el arte de dormir con tu bebé

El arte de no hacer nada, crianza en consciencia el primer año de vida